El Veredicto…’Halloween’ (2018)

Por: Cesar Cortez

En 1978, un joven director llamado John Carpenter, simplemente, quería abrirse paso en el mundo del cine, pero lo que no sabía es que su nueva película, de solo 300,000 dólares, se convertiría en todo un suceso y traería consigo un nuevo significado en el cine de terror. Su nombre: Halloween. Hoy, cuarenta años después, el legado que ha dejado la cinta es innegable para muchos, y es por tal que regresa con una nueva y diferente historia, donde el mal, vivo dentro del cuerpo de “Michael Myers”, se enfrentara en una nueva batalla contra la figura del bien, encarnada dentro de la sacrificada y marcada vida de su víctima de aquella fatídica noche de Halloween, “Laurie Strode”.

La idea de traer de vuelta la saga, llevaba años gestándose, más aun luego de las versiones que hizo Rob Zombie en el 2007, especialmente de su secuela en el 2009, que no gusto a casi nadie volviéndose una de las más incomprendidas de la franquicia. Hubo muchos problemas con el pasar de los años: guiones que no convencían, cambios de director, y hasta el cierre de la empresa que tenía los derechos como fue Miramax. Esto último fue la estocada final porque parecía que la franquicia estaba condenada y que no la tendríamos de vuelta en mucho tiempo. Sin embargo, un par de fans tuvieron el riesgo de hacer todo lo posible por traerla de vuelta como fue el caso de los comediantes (si, comediantes) David Gordon Green (director y guionista) y el actor Danny McBride (guionista), quienes querían ver de vuelta una de sus películas icónicas y que marcaron su vida. Pero, ¿Cuál es la idea que tienen en mente? ¿Cómo hacer que esta no sea una más del montón?

Antes que nada, debían asociarse primero con una productora de prestigio, y en la actualidad no hay una mejor casa que la de “Blumhouse”, que tiene en su haber títulos como ‘Actividad Paranormal’ o ‘Huye’, así que el prestigio lo tienen bien ganado. Lo siguiente fue presentar su visión de esta nueva película, y un detalle resalto entre todos: esta iba a ser una secuela directa del filme original, obviando todas las demás. Una apuesta arriesgada desde cierto punto de vista, ya que durante todo este tiempo, muchos hemos vistos las demás cintas y, si bien, se alejaron de la visión que tuvo la primera, sirvió para sementar a “Michael Myers” como uno de los asesinos más temibles del cine de terror, algo que tuvo que compartir en los 80s junto con la llegada de “Jason Voorhees” con ‘Viernes 13’ y “Freddy Krueger” con ‘Pesadilla En Elm Street’.

Pero, ¿Cual fue esa idea que gusto tanto para realizar la película? Empecemos: un par de reporteros, o mejor dicho podcasters, desean indagar más de lo que fue esa fatídica noche de Halloween de 1978, donde Michael Myers asesino a cinco personas a sangre fría. Para ello, se acercan al centro psiquiátrico de Smith’s Grove para saber si el desea hablar al respecto, pero fracasan en su intento. Su tema ahora los dirige hacia la única sobreviviente, “Laurie Strode”, quien vive en una casa, que más parece una fortaleza, y es que se ha preparado todo este tiempo con la idea de tener un último enfrentamiento con el “Hombre Espanto” o “Boogieman”. Sin embargo, Michael Myers logra escapar ya que iba a ser transferido a otro lugar y en el trayecto, pero “algo” sucede dejándolo libre. Cuarenta años han pasado de la matanza de Haddonfield, y el regresara a casa para continuar con su sed de sangre y venganza, pero ahora alguien, en verdad, lo está esperando.

Esta secuela, que desde mi punto de vista, resulta ser más un homenaje, como también lo fue ‘Halloween: H20’ en 1998, no se aleja mucho de lo que hemos visto en estos cuarenta años de la franquicia. Si bien, resulta un producto mayor que sus antecesoras, tampoco estamos ante una película que va a revolucionar ese subgénero del terror llamado “slasher”, que tanta falta nos hace en verdad a los amantes del género. Lo que si estoy seguro, es que esta es la puerta para que otros títulos históricos como ‘Viernes 13’ o ‘Pesadilla En Elm Street’ sigan este modelo y vean la manera de resucitar a sus personajes que son considerados “leyendas” por muchas personas y, no es por nada, pero se les extraña demasiado.

Como dije en el párrafo anterior, esta cinta resulta ser más un “homenaje”, pero eso no le quita ningún mérito a lo visto, porque desde que se inicia la película sentimos esa nostalgia que nos transporta al mismo 1978, como si hubiera pasado solo un par de años y no cuarenta, y muestras de ello son los créditos iniciales, donde se conserva el texto original, pero más que nada la calabaza, que estuvo desinflada todo este tiempo, pero que ahora revive para contarnos una nueva historia y, por supuesto, la magistral e inigualable melodía a cargo del maestro John Carpenter quien también “regreso a casa” no solo como compositor sino también como uno de los productores. Por otro lado, si son “refans”, sacaran referencias de otras secuelas vistas en esta, donde notamos que los guionistas las han extraído para mantenerlas vivas y no “matarlas” del todo, como son los casos de ‘Halloween 2’, ‘Halloween 3’ (la que muchos también quieren olvidar) o ‘Halloween 4’, así que no estamos ante un producto 100% original, aunque, como mencione, “la nostalgia está presente”, y en estos tiempos, esa sensación vende y bastante.

Muchos creen que la verdadera estrella es “Michael Myers”, cuyo status como tal, no se lo va a quitar nadie, pero hay que decir que Jamie Lee Curtis, nuevamente como “Laurie Strode” es la que carga el filme en sus hombros, porque ella actúa como una “sobreviviente” quien tiene en su mente esa imagen viva de la matanza de Halloween una y otra vez, lo que le ha costado ser una persona capaz de llevar una vida normal, teniendo en su haber dos relaciones fallidas y el distanciamiento de su hija “Karen”, interpretada por Judy Greer, a la que se suma la presencia ahora de su nieta “Allyson” en la piel de la novel Andi Matichak, pero lo diferente aquí, es que ella quiere recuperar a su abuela y que forme parte de su vida. Este deseo solo puede hacerse realidad de una manera, y “Laurie” esta lista para afrontar su destino sea cual sea la fecha y el lugar.

Estoy muy contento, como fan de terror que soy, que una nueva película de Halloween haya llegado a nuestras vidas, y si bien, no es la quintaesencia del cine de terror, lo mejor de todo es que las nuevas generaciones sepan que existe alguien llamado “Michael Myers”, quien fue el causante de muchas de nuestras pesadillas. ¿Sera este el inicio de una nueva franquicia en la era “Millenial”? Veremos qué pasa con ella de aquí a un futuro, aunque hay que decir que como se mueve Hollywood actualmente, no sería nada raro ver una nueva cinta o secuela en solo un par de años. En esta vida, cuando descubres a la “gallina de los huevos de oro”, hay que sacarle todo lo que se pueda, y Halloween tiene muchas cosas para hacerlo.

Calificación: 3.4 de 5

Advertisements

El Veredicto…’No Dormiras’

Por: Karen Pérez León

De seguro, alguna o varias veces has estado en ese estado entre el sueño y la vigilia y te has encontrado que en el momento en que abres y cierras los ojos, aparece una sombra o ser extraño frente a ti. Particularmente, me ha sucedido muchas veces, pero en un intento por evitar entrar en pánico, lo he minimizado diciéndome a mí misma que es solo mi imaginación.

Del mismo modo ocurre cuando te desvelas por algún motivo. No solo comienzan malestares como dolor de cabeza, sensación de pesadez, rigidez en los músculos y fastidio general, sino que también se suelen percibir sombras o sucesos extraños, que acaban por ser minimizados, atribuyéndolos a la imaginación por el cansancio. Justamente, es de ese estado de insomnio o privación del sueño delo que trata la cinta No Dormirás.

La historia inicia en los años 80s con la presentación de una actriz encerrada en una habitación con lunas transparentes, quien ha permanecido despierta durante 108 horas, como parte de una obra de teatro experimental. Durante ese tiempo y por la falta de sueño, la mujer ha comenzado a tener alucinaciones, aparentemente ingresando a un estado de no presencia en nuestra dimensión. Su cuerpo físico se encuentra presente y en movimiento en esta realidad, pero representando lo que su cuerpo espiritual, que ha traspasado la barrera de la otra dimensión, percibe.

Hasta ese momento, el filme engancha a la perfección, ya que te hace cuestionarte sobre experiencias propias sucedidas durante noches en vela y si realmente es el cansancio el culpable que el cerebro comience a alucinar o si de verdad se puede llegar a percibir otras realidades.

No obstante, y teniendo un gran material que explotar, la trama se traslada a la actualidad y comienza a narrar la historia de Bianca, una joven actriz que debe cuidar de su padre enfermo, mientras intenta prosperar su carrera como actriz. Ella un día recibe una oferta para protagonizar una extraña obra experimental que tiene como requisito principal privarse de dormir durante los días previos al estreno.

A partir de ese momento la cinta decae y toca varios clichés sin innovar en nada, recurre a los típicos sustos, que lejos de espantar a la audiencia, la confunde con situaciones enredadas que no dan una pista clara de lo que se quiere presentar. No asusta para nada, pero sí genera algo de tensión, aunque no el esperado, después de una tan buena introducción.

A mi juicio, lo rescatable de No Dormirás no es su trama principal, sino la desesperación que presenta Bianca (Eva De Dominici) quien nos pone en bandeja hasta qué punto es capaz de llegar un actor para la preparación de un personaje, sobre todo cuando se tiene a un director tan exigente como lo es Alma Böhm (Belén Rueda) Esto sí que es aplaudible en la joven actriz, pues logra transmitir la frustración, desesperación y desaliento que se siente cuándo intentas desarrollar un personaje, pero el director te dice que está plano, vacío, sin vida y que no lo actúes ni lo pienses. En este aspecto, puedo decir que me sentí muy identificada, ya que yo lo he vivido durante mis primeros años como estudiante de Arte Dramático y es realmente frustrante hasta las lágrimas.

Otro punto a favor del filme es su fotografía, oscura y muy apagada, y su montaje, cuyo ambiente transcurre en un hospital psiquiátrico, muy bien ambientado. De hecho, ganó dos premios en el Festival de Málaga por estos aspectos.

Sin duda, es una película floja en cuanto a guión, carece de ritmo, tiene sustos predecibles, pero sus actuaciones son buenas y sí llegan a transmitir diversas emociones. Así que, si eres de los que quieren pasar un buen rato, teniendo la certeza de que luego podrán dormir tranquilos, este filme es para ti.

Calificación: 2.8 de 5

El Veredicto…’Gonjiam: Hospital Maldito’

Por: Karen Pérez León

¿Sabías que el Hospital Psiquiátrico de Gonjiam existe? Pues, así es y está ubicado en Gyeonggi-do, Corea del Sur. Además, es considerado uno de los lugares más terroríficos del mundo porque se dice que dentro de sus instalaciones murieron varios pacientes de forma repentina y se han registrado sucesos paranormales luego de su cierre oficial.

Es por esta razón que el director Beom-sik Jeong presenta esta nueva película de terror titulada como el hospital mental, donde los propios actores llevan en sus cuerpos cámaras para tomar diferentes ángulos que permitan entregar mayor realidad a los sucesos paranormales que experimentan los personajes. A pesar que no pudo ser grabada en el mismo hospital, el filme busca transmitir todos los mitos que rodean al establecimiento.

La trama inicia con la presentación de un caso “real” de desaparición de dos estudiantes como parte de un programa visto en un espacio similar a un podcast de YouTube, llamado “Horror Stories”. Su anfitrión, Ha-Joon realiza una convocatoria a sus fans para que lo acompañen a ingresar en vivo y en directo a Gonjiam y comprobar si realmente está maldito. Obviamente, la finalidad de Ha-Joon no es otra más que conseguir el millón de visitas, ya que él no cree que el lugar esté embrujado ni nada por el estilo.

Utilizando toda la tecnología posible, incluido un drone, para ver en diferentes perspectivas y enriquecer la historia, la cinta es diferente a la que nos ha acostumbrado el cine asiático con El Aro, El Ojo o La Maldición, utilizando cámaras que graban los sucesos en primera persona, como sucedió con “El Proyecto de La Bruja de Blair” o “Cloverfield”, los referentes occidentales más cercanos.

Los escenarios son lúgubres y atemorizantes, perfectos para preparar la mente hacia el camino del terror. Se ha recreado magistralmente el interior del hospital real, aunque no en su totalidad, consiguiendo una atmosfera que volvería loco a cualquiera, utilizando lo sombrío para los sustos y sorpresas.

En cuanto a la musicalización, acompaña perfectamente el ambiente del filme y no utiliza las acostumbradas subidas de volumen para generar susto, sino más bien recurre a un ingrediente muy bien aplicado: el silencio. Éste genera una tensión tremenda que logra espantar hasta al más valiente. Sin embargo, hay una escena en particular en la que se extiende demasiado este ingrediente, provocando que el susto llegue tarde cuando el espectador ya se cansó de esperarlo.

El diseño de los “fantasmas” o “seres” son los ya antes vistos, solo que provocan más temor debido a la musicalización, el silencio y el ángulo de las diversas cámaras. No obstante, hay un momento en que una de las protagonistas es poseída por la maldición, y sí que me hizo gritar de miedo, porque no solo su expresión es inquietante, sino el sonido de las palabras que emite. Realmente me sorprendió e hizo que aplauda esta cinta, a pesar que no me gustó mucho el final.

Sin duda, Gonjiam: Hospital Maldito ha llegado para ofrecer un terror que no se centra ni en la violencia ni en el gore, sino en la locación. Si eres amante del cine de terror asiático, no te puedes perder esta película, pero eso sí, lo mejor será verla acompañado.

Calificación: 3.5 de 5

El Vererdicto…’El Arrullo del Demonio’

Por: Karen Perez León

¿Alguna vez has escuchado una historia que comienza interesante, pero termina sin pies ni cabeza? Pues, ese es el caso de El Arrullo Del Demonio, película africana de terror que narra la historia de Chloe, una joven abrumada por el nacimiento de su primer hijo, quien a pesar de recibir la ayuda de su madre, termina sintiendo culpabilidad y paranoia al ver a una extraña entidad que rodea a su bebé.

Es importante mencionar que esta cinta ha sido inspirada en una canción de cuna llamada “Siembamba”, que habla de mujeres africanas que fueron violadas en campos de concentración por soldados británicos durante los años 1899 a 1907, dando a luz a bebés bastardos.La leyenda urbana cuenta que una madre antes de ser poseída escucha esta canción de cuna, que tiene una letra espeluznante: “Siembamba niñito de mamá, retuerce su cuello, tíralo a la zanja. Pisa su cabeza, y luego él está muerto”.

Hasta este punto, se tiene un gran material para contar una historia increíble, al tocar un tema tan delicado en nuestros días como un embarazo no deseado y todo lo que esto implica: Lo que siente esa madre, la depresión postparto, la angustia, la desesperación… Adornado con un contexto histórico importante, un posible espíritu en busca de venganza y un conflicto familiar interesante.

Precisamente, es lo que el director Darrell Roodt pretendió hacer, además de agregar un plus importante al narrar el filme a través de los ojos del poseído, es decir desde la perspectiva de Chloe, quien ha tenido a su hijo en un área poseída  por entidades oscuras, debido a los terribles actos de violación perpetrados por soldados británicos en los campos de concentración en 1901.

No obstante, durante el desarrollo de la trama no se logra el objetivo de Roodt porque su dirección cae en lo ambiguo, no aprovecha bien los flashbacks para conectar con lo sobrenatural y no se apoya de una buena atmósfera. Lo peor de todo es que utiliza demasiados clichés y ruidos trillados para generar terror, por lo que la cinta pierde peso y se vuelve tediosa.

En cuanto a las actuaciones, son bastante respetables, pero la que más resalta es la de Reine Swart, quien tiene un trabajo impecable de construcción de personaje y transmite diversas emociones al espectador, que lo conecta con su personaje, Chloe.

Sin duda, El Arrullo Del Demonio tenía los ingredientes perfectos para sobresalir, pero nada la salva de tener un desastroso desenlace que te deja  con la pregunta: ¿En realidad termina de esa manera?

Calificación: 2 de 5

El Veredicto…’La Monja’

Por: Cesar Cortez

En el 2016, se estrenó ‘El Conjuro 2’, cuya historia agrego un elemento que causo la admiración y curiosidad de la audiencia: un diabólico personaje vestido de monja que respondía al nombre de “Valak”. Provocando el mismo efecto causado por “Annabelle” en el 2013 en la primera parte de ‘El Conjuro’, los productores de la cinta, sabían que había llegado un nuevo elemento al cine de terror, y tenía que tener su película. Es así entonces que hoy ha llegado a nuestras vidas La Monja, que a pesar de la espera de dos años, se ha quedo debiendo, y queda muy corta la palabra.

La historia narra la llegada del Padre Burke y la Hermana Irene a una abadía en Rumania para investigar la misteriosa muerte de una de las monjas del lugar. Una vez en ella, empiezan a hacer las investigaciones del caso, pero se empiezan a dar cuenta que el lugar esta maldito, y que un malévolo espíritu se encuentra habitando el recinto. Ellos entonces, sacando todas sus fuerzas, deberán hacer lo posible para mandar de regreso al infierno a este demonio, antes que sea demasiado tarde.

La dirección estuvo a cargo de Corin Hardy, quien en su haber solo tiene una película llamada ‘The Hallows’ y algunos cortos, así que este iba a ser su más grande desafío, ya que estaba a merced de un gran estudio como es Warner Bros. Sin embargo, su poca experiencia se ha visto reflejada en la cinta, y en parte, no es toda su culpa, porque el principal problema del filme es el guion. Se nota que la historia contada debe ser “la mejor” de muchas que tuvieron en sus manos y solo le dieron algunos arreglos para capturar cierta esencia, pero se nota que el esfuerzo fue mínimo. No se logra adquirir esa misma sensación que si lo tiene ‘El Conjuro’ o incluso ‘Annabelle’, que a pesar que posee altibajos, hay una trama mejor relatada.

La tensión es un tema que si no se logra adquirir desde un inicio, pues poco se podrá hacer, y ese es un pecado mortal para una cinta de terror. Lamentablemente, La Monja está incluida dentro de este grupo, porque de esto hay muy poco, y lo que es peor, esas escenas, algunas y tal vez las mejores, se vieron previamente en los trailers, así que estamos ante una historia sin muchas sorpresas e imaginación. Recuerdo que tanto en las películas de ‘El Conjuro’ y ‘Annabelle’, se notaba cierta reacción de la audiencia cuando llegaba una escena de verdadero temor, pero aquí,  eso no se dio, lo que ya es una muy mala señal, o el cine donde fui, me tocaron las personas más insensibles del planeta.

El escenario escogido para dar vida a la abadía, sí que da temor, con su estilo gótico y oscuro, haciendo recordar a castillos como “Drácula”, o antiguas mansiones como la de “La Casa en La Colina Embrujada”. Igualmente, rodeada de la clásica niebla que cubre el lugar para darle un sentido más tétrico a la situación. Sin embargo, esto pudo haber sido mucho más aprovechado, pero no hubo esa chispa de riesgo que se necesita para hacer sentir el miedo y temor al público. Otro equipo, con una visión más amplia y experimentada, hubiera aprovechado el lugar al máximo.

Si hay un guion limitado, los actores tampoco mucho pueden ofrecer. El “Padre Burke” en la piel de Demian Bichir es una mezcla de Padre Karras de ‘El Exorcista’ con el “Padre Kiernan” de ‘Estigma’, pero solo a una cuarta potencia, mientras que Taissa Farmiga como la “Hermana Irene”, de la que se pensaba iba a caer el peso de la historia, si bien es así, no logra sintonizar mucho con el público, como si lo hizo por ejemplo en ‘The Final Girls’. Mientras que Bonnie Aarons como “La Monja”, pues con sus alaridos y apariciones provocando unos mínimos “jumpscares”, creo que se le pudo haber sacado un mayor provecho. Quedo en debe.

Tuve mucha expectativa por ver La Monja, pero me siento decepcionado del resultado. Una historia que no cuenta mucho y que pudo ser algo muchísimo mejor con un guion a la altura de las circunstancias. No aporta nada nuevo al género y tuvo material para hacerlo si hubiera sido arriesgada. Sera sin dudas un éxito monetario pero dudo que quede grabada en la mente del público. Es un claro ejemplo de como seguir exprimiendo la “gallina de los huevos de oro”. Una lástima.

Calificación: 2.4 de 5

El Veredicto…’Slenderman’

Por: Jesús Angulo

Slenderman es una película basada en el creepypasta creado por Victor Surge en el año 2009. Según la leyenda, esta figura terrorífica mide alrededor de 4 metros de altura, y se esconde en el bosque, secuestrando a innumerables niños habitantes de la zona. La trama de la cinta se centra en cuatro jóvenes que deciden invocar a “Slenderman”, para averiguar si la leyenda es real o falsa, logrando liberar al personaje maldito, y poniendo sus vidas en riesgo.

Un creepypasta que fue muy popular hace casi de 10 años, y se tuvo que esperar hasta el 2018, para que el personaje sea llevado al cine. Eso es un acto de injusticia, ya que muchos fanáticos del hombre elástico estarían de acuerdo con la adaptación, sin embargo, actualmente, su popularidad, prácticamente ya no existe, y apenas en la Internet lo nombran con una leyenda urbana pasada, que, al final del día, no asustaría ni hasta al más cobarde del grupo.

Es interesante la insistencia de Sony de seguir llevando a la pantalla grande, algo que está o estuvo de moda en la Internet, para que al final se transforme en un desastre tanto en critica como en taquilla, tomando como ejemplo la película de los ‘Emojis’ y  ‘Angry Birds’. Sin embargo, si sabe cómo ganarse la audiencia a través de su publicidad, la cual, deja a su público anticipando por un proyecto que aún no se sabe si es bueno o malo, pero, al menos, su tráiler es decente.

Entonces, ¿Es Slenderman otro nuevo intento fallido de Sony? Por supuesto que lo es, acá y estoy seguro que también lo seria en la época en la que el personaje fue popular. Esta es posiblemente la peor película de terror del año, y no es una exageración. Es increíble lo flojos que fueron al contar una historia y construir personajes. Básicamente es una especie de mix entre varias películas de terror de la década pasada, reciclando cada cliché que uno se pueda imaginar.

La película empieza y en los primeros diez segundos, ya se comprueba que va a ser un absoluto desastre. No hay realmente un tono distintivo de la película, básicamente, es el mismo que se utiliza en la película “El Aro”, medio verdoso oscuro y tétrico. Tal parece que toda la cinta trata de ser similar al filme de Gore Verbinski, tanto en estética como en trama, envolviendo un video maldito, que maldice a quien lo vea. Peor aún, la aparición repetitiva de los “jumpscares”, método que ya paso de moda hace mucho tiempo, y solamente una película de Sony la utilizaría a estas alturas.

Las actuaciones son terribles en la película, cada uno de los actores hacen las interpretaciones más falsas de este año, demostrando poco interés en la cinta, lo cual es algo realmente inaceptable, a pesar que cada personaje sea más genérico que el otro. Todas los acciones y diálogos son incómodos y poco creíbles, por ejemplo, la intención de ver el video de Slenderman es básicamente porque los demás lo hacen, no hay una razón específica. Luego de ello, hacen cada uno un acto estúpido tras otro, como invocar al hombre elástico luego que una de ellas desaparece, para luego empeorar su situación más adelante.

Los efectos especiales son los más baratos para una película de terror, tan simples que hasta parecen falsos. Por ejemplo, tenemos la escena  donde se encuentra la protagonista con su cita, y “Slenderman” aparece y trata de volverla loca al poseer al chico. Aquí los efectos son realmente sencillos que hasta dan risa, como si el encargado de hacerlos hubiera tocado por primera vez un programa de edición. Y por si fuera poco, hay varias partes donde la pantalla verde se utiliza muy mal, siendo horriblemente notoria.

Pero, lo que sí es realmente endurecedor, es que no aplicaran bien la leyenda urbana del propio Slenderman. No se explora nada de él, ni su origen, sus cualidades, nada; solo vemos que es un ente diabólico que las protagonistas se tienen que enfrentar. Por lo menos se mantiene incógnito la mitad de la película, eso añade el misterio de su apariencia, y una vez que esta es mostrada, no hay ninguna novedad, ya que, a estas alturas, “Slenderman” ya paso a segundo plano.

El final de la película quizá sea la más anticlimática que se haya visto. Tanto así, que uno se pone a pensar a lo largo del filme, que no hay ningún logro por parte de ninguno de los personajes. Lo único que hacen es invocar a “Slenderman”, luego las posee, las hace ver visiones, les hace hacer cosas bizarras, y al final él se las lleva, listo. Punto.

La película, sinceramente, es una pérdida de tiempo. No solo no es aterradora y sin sentido, es completamente aburrida, quizá haya escenas que den risa y son entretenidas, pero es por lo mala que son. Ya es tiempo de pensar en qué película hay que invertir y no hay que dejarse engañar por su tráiler, porque la mitad de las escenas presentadas en el, las buenas escenas, no se encuentran en la película.

Calificación: 1.9 de 5

El Veredicto…’Las Buenas Maneras’

Por: Cesar Cortez

El cine de terror continua siendo un terreno que tiene mucho por explorar, y es que de vez en cuando, tenemos en nuestras manos proyectos que, realmente, son para sacarse el sombrero, pero aun para el gran público, no las acepta como tales, porque huye de la palabra “terror”, término que muchos entienden como “cine barato” o “de baja calidad”.

Estas palabras, solo en algunos casos, pueden ser ciertas, pero no entran para definir a nuestra cinta en cuestión que es Las Buenas Maneras (As Boas Maneiras), que ha sido toda una sorpresa tenerla en el 22 Festival de Cine de Lima y que llega con todos los crédito posibles al haber sido apreciada en distintos festivales alrededor del mundo como fueron los casos de Sitges en España, Festival de Cine Independiente de Buenos Aires, Argentina o Festival de Rio de Janeiro, Brasil, país de donde es oriunda, dirigida por la dupla Marco Dutra y Juliana Rojas.

La historia muestra a una mujer llamada Ana quien desea contratar a una persona para que le ayude con las cosas del hogar, además de preparar la llegada de su hijo que está a punto de nacer. A su vida llega una mujer llamada Clara, quien resulta ser una muy buena compañía para ella, además que sabe hacer de todo. Sin embargo, una noche, Clara nota algo que la desconcierta sobre Ana. Algo que no es normal, pero ella trata de hacer caso omiso al problema. ¿Cuál será el secreto de Ana? ¿Esto afectara la salud y bienestar de su hijo que aún no nace?

A través de la historia del cine de horror, hemos visto como, a veces, los monstruos se convierten en víctimas porque a través de sus sentimientos, uno puede entender su verdadera naturaleza, y no convertirlos de una vez en presas del temor hacia la sociedad. Este tema es el que toca Las Buenas Maneras, al plasmar la idea, en esta oportunidad de la licantropía u “Hombre Lobo”, pero de una manera muy bien lograda donde se mezclan el terror, el drama, y por encima de todo, el amor.

La cinta, tranquilamente, se divide en dos historias, la primera donde vemos la relación de convivencia entre Ana y Clara, como se ayudan, como va desarrollando su amistad, a pesar de ser la primera de un estatus superior, pero con problemas vivenciales, y la segunda de un barrio de condición humilde. Todo va bien hasta que, como lo mencionamos anteriormente, sucede un evento que cambiara la manera de ver la película. Mientras tanto, la segunda parte es la resolución de la primera, donde asistimos a un desarrollo más profundo de la situación, haciendo que el amor maternal fluya de una manera pocas veces vista. Es el amor que lo debe curar todo.

Es innegable no ver las influencia de John Landis y Joe Dante para el armado de la historia, citando las cintas ‘Un Hombre Lobo Americano en Londres’ y ‘Aullidos’ respectivamente, actualmente consideradas, obras máximas en cuanto a “Hombres Lobo” se refiere. Lo magistral de ello, es que a pesar de las referencias, los directores han sabido jugar bien con ello y no repetir o hacer una versión de lo ya visto, sino regirse a su idea, mostrando un producto original y nada despreciable.

Arriesgada, sincera, terrorífica, dramática, chocante, podrían ser algunos de los términos para definir Las Buenas Maneras, sinceramente, una película que todos deberían ver pero, lamentablemente, su nicho de audiencia será mínimo, llevándola al terreno de “cinta de culto”. A veces hay que abrir la mente y evolucionar con las nuevas maneras de ver la vida, y el cine es una de ellas. Debes darle su oportunidad.

Calificación: 4 de 5