In Memoriam…’George Romero: El Padre de los Zombis’

Por: Cesar Cortez

1993, ese fue mi primer encuentro con George Romero, es decir, la primera película que vi de el que fue Creepshow, de la que había oído varias veces ya sea por algún familiar o amistad y tenía mucha curiosidad por ver que ofrecía. Lo primero que me atrapó fue su metraje, hecho como si fuera un cómic y luego sus historias, con la que me quedo hasta el día de hoy con “El Día del Padre” y su clásica frase “donde esta mi pastel, Bedelia”.

Por supuesto que por ese entonces yo solo tenia once años y no existían medios a la mano (al menos yo no los tenia) para saber más al respecto, es más, no sabía tampoco quien era George Romero, hasta que con el pasar del tiempo y el gusto que le empece a tener al género del terror, con la llegada del internet, me acordé de el y lo investigué y los fans que le escribían, prácticamente, lo colocaban en la “cima” de la montaña, especialmente, por una cinta llamada ‘La Noche de los Muertos Vivientes’. Tuvieron que pasar once años de mi primer filme de Romero para ver el segundo, que fue justamente ‘La Noche…’ y, lo digo con toda la sinceridad del mundo, me atrapó de principio a fin, desde su música ambiental, pasando por los mismos zombis claro está y por colocar como protagonista a un actor negro llamado Duane Jones en el papel de “Ben”, cuando todavía en los años 60s se vivían momentos de un elevado racismo. Ese fue su “grito de guerra” en contra del sistema.

Pasarían algunos años para, por fin, ver más sobre el director, ya que pude obtener cintas como The Crazies, Monkey Shines, Day of the Dead y, la que para mi es su gran obra y, tal vez, mi película de terror favorita, Dawn Of The Dead. Si ya había estado hablando maravillas de ‘La Noche…’, pues con esta, el efecto fue el doble (o triple). Todo me parecía un cóctel bien servido y en su punto, el maquillaje (gracias Tom Savini), las escenas de acción, los desmembramientos y la trama por supuesto que te captura de principio a fin y el mensaje que le da al mundo, con aire visionario, que la humanidad iba a estar sujeta a lo superficial, en este caso a los centros comerciales, lugar del consumismo en su máxima expresión. Sinceramente, no se equivocó, ya que en estos tiempos, ahora con la llegada de la tecnología, especialmente de los smartphones, nos sentimos esclavos del sistema y “sometidos” como si de un hechizo se tratara. El lo vio así y lo incorporo en los zombis, un fiel reflejo de nosotros mismos.

(La trilogía de la “Muerte”: ‘La Noche de los Muertos Vivientes’ – ‘Dawn of the Dead’ y ‘Day of the Dead’)

Este es el legado que nos deja George Romero, quien partió de este mundo este 16 de Junio, quien en mas de una oportunidad, cuando le preguntaban del tema de los zombis, solo se refería como algo que se le ocurrió un día y quiso cambiarlo, sin pensar que lo que estaba haciendo era historia porque esta imagen de los “muertos vivientes” sería la que predominara en el mundo. Muchos le deben estar agradecidos ya que su creación inspiró a varios industrias, como los videojuegos (Resident Evil), películas de terror (28 Días Después), libros de sobrevivencia zombi (Guerra Mundial) y, por supuesto, la serie de televisión emblema, ‘The Walking Dead’, que se ha dado el gusto de colocar cameos basados en los zombis de Romero como “Flyboy” de ‘Dawn of The Dead’ o “Dr. Tongue” y “Bud” de ‘Day of the Dead’.

George Romero inspiró a muchos, ese es mas que obvio, pero solo habra uno como el y el futuro no se ve muy inspirador o mejor dicho, alguien que este a ese nivel en las nuevas generaciones (a no ser que me equivoque). Su partida deja un gran vacío en el cine de terror. Muchos se han sumado en las condolencias, como Stephen King, con quien trabajo en Creepshow y The Dark Half. También se suman a este grupo el maquillador Greg Nicotero, para quien Romero es su mentor y maestro, ya que el le dio su primera gran oportunidad en el cine siendo parte del equipo de maquillaje en Day Of The Dead en 1985.

La lista es larga y sigue, pero eso es muestra de lo mucho que lo respetaban e idolatraban. Tal vez muchos no lo entiendan porque un gran sector no les gusta el horror, pero para los que lo AMAMOS, su partida será muy difícil de digerir, al igual que la de Wes Craven, otro capo del genero que falleció en el 2015. Solo me queda decir que disfruté mucho de sus películas y lo seguiré haciendo porque aquí no se acaba su obra, sino que ahora se volverá inmortal, y nos corresponde a nosotros (los fans del terror) mantenerlo así. Descansa en paz maestro y gracias por todos los sustos que me hiciste pasar (si que fueron muchos).

George Romero (1940-2017)

 

 

 

Advertisements