El Veredicto…’Doctor Sueño’

Por: Karen Pérez León

¿La continuación de la película ‘El Resplandor’ (1980)? Suena bastante arriesgado, ¿no? Tomando en cuenta que esa cinta pertenece al cine de culto de nuestros tiempos y es considerada una obra maestra, por transmitir de forma sensacional el encierro, asfixia y locura que atraviesan los personajes, dirigidos magistralmente por el director Stanley Kubrick y cuyos actores, con actuaciones memorables, nos hicieron vivir la historia en carne propia.

Pero, para adentrarnos en el análisis de la cinta dirigida por Mike Flanagan, el mismo de ‘La maldición de Hill House’ (2018) y ‘El juego de Gerald’ (2017), primero tenemos que conocer la trama de la novela del gran Stephen King, publicada en el 2013. En ella, King nos narra lo sucedido con Danny Torrance y su madre, después de la muerte de Jack Torrance en el Hotel Overlook y cómo Danny se transforma en un adulto atormentado por los fantasmas de su infancia, a quienes reprime a través de diversos vicios. Además, tendrá que enfrentar sus propios miedos para combatir a un grupo de seres paranormales que absorbe el resplandor de los niños “especiales”.

Sabiendo esto, podemos afirmar que la adaptación que propone Flanagan sigue en forma fiel a la novela de King, lo cual ya es un buen comienzo, pero no garantiza el éxito, pues también tiene la tarea de conectar el recuerdo de ‘El Resplandor’ en la mente de los espectadores, con su secuela ‘Doctor Sueño’, lo cual ya de por sí es complejo, porque aunque ambas compartes personajes y escenarios, distan de ser similares.

¡ALERTA DE SPOILER!

Entonces, comenzamos el viaje. En la introducción, se nos traslada nuevamente al año 1980 para conocer cómo se encuentran Danny y su madre, luego de los terribles hechos ocurridos en el Hotel Overlook. Vemos que ambos tienen una relación bastante estrecha y tratan de llevar una vida tranquila, por lo que Danny aprende a mitigar sus miedos, a través del uso de unas “cajas especiales” dentro de su mente, donde puede aislar a los fantasmas del hotel que lo atormentan.

Sin embargo, pasan los años y vemos cómo Danny, el pequeño niño tierno, se ha transformado en un hombre solitario, abandonado, vencido por los vicios, huyendo todo el tiempo. Sobre su resplandor, no sabemos nada, más que todavía puede contactarse con fantasmas y que vive atormentado.

Es de esperarse que, tras los traumas que experimentó de niño, Danny se haya hundido en la oscuridad, intentando huir de su realidad o simplemente negándola, convenciéndose a sí mismo que es mejor dejar atrás sus poderes para que lo dejen en paz los seres de la otra dimensión.

Es así, que, mientras vamos conociendo un poco más sobre la vida de Danny, se nos presenta al grupo de villanos, quienes son una especie de tribu milenaria de “vampiros” o “seres inmortales” que se alimentan del resplandor de los niños privilegiados, como Danny, y quienes tienen poderes psíquicos más fuertes. Es así como Danny llegará a conocer a Abra Stone, una niña que tiene un resplandor muy fuerte. ¡FIN DEL SPOILER!

Lo primero a resaltar es la excelente estructura del guion, que va escalando poco a poco al clímax de la trama y que, a mi parecer, no deja cabos sueltos. Incluso, refresca la memoria de quienes vieron la primera parte de la saga hace mucho tiempo atrás, para recordarles una parte de los sucesos en el Hotel Overlook y en qué consisten los poderes de Danny.

En cuanto a la ambientación, es lúgubre, oscura y melancólica, con tonos bajos, que transmiten al espectador una sensación de desesperanza y temor constante, así como de soledad, pues muchas veces ser diferente (en este caso, me refiero a tener el resplandor) es sinónimo de rechazo, abandono, discriminación, incomprensión e intolerancia.

Respecto a las actuaciones, la más notable es la de Rebecca Ferguson, quien interpreta a la villana, Rose the Hat. Su presencia arrolladora en pantalla, su mirada fuerte y su facilidad para transmitir al espectador las emociones que experimenta su personaje, la deja en la cima de este filme. Muy buen trabajo de la actriz, quien claramente estuvo convencida de la maldad que había en Rose.

Mientras que, Ewan McGregor, el adulto Danny, nos otorga una convincente interpretación de un hombre lleno de traumas, dañado emocionalmente y que lucha contra sí mismo. Sin embargo, no consigue ser lo suficientemente buena como otras anteriores del actor como por ejemplo ‘El Gran Pez’ (2003) donde lo vimos como Edward Bloom, en una actuación impecable y sobresaliente.

Sobre la debutante actriz, Kyliegh Curran, nos brinda una chispa distinta porque le otorga a su personaje una increíble determinación, madurez y fe en sí misma, que logra convencerte de que ella sola puede enfrentarse al peligro más grande, sin necesidad de ayuda.

Al acercarnos al final de la película, podemos ver ligeros atisbos de ‘El Resplandor’, por el tratamiento que se le da a las diversas escenas y por el nivel de suspenso que mantiene. No obstante, le queda grande la talla y, aunque logra sorprender, no consigue ese efecto de desesperación que sí consiguió Kubrick tantos años atrás.

En conclusión: buena propuesta, buena adaptación de la novela, buenas actuaciones, buenas secuencias y muy buena ambientación. Nos deja los ingredientes perfectos para conseguir una decente continuación de lo que fue y es una obra maestra de hace más de dos décadas.

Calificación: 3.5 de 5

El Veredicto…’Midsommar: El Terror No Espera A La Noche’

Por: Jesús Angulo

Midsommar es una cinta de terror dirigida por Ari Aster, segunda luego de su debut del año anterior con ‘El Legado del Diablo’. Esta vez, la historia nos presenta a una pareja de jóvenes, Dani (Florence Pugh) y Christian (Jack Reynor), quienes pasan por una situación muy critica en su relación, y para remediarlo, deciden irse a pasar las vacaciones de verano en una comunidad en Suecia, junto a sus amigos Pelle (Vilhelm Blogrem), Josh (William Jackson Harper) y Mark (Will Poulter). Pero, dichas vacaciones pronto se convertirían en una violenta y desgarradora experiencia en las manos de un culto siniestro.

Luego del éxito de su primer filme, los fanáticos del terror no pudieron esperar para ver que es lo que Ari Aster traería en su siguiente cinta, y para su sorpresa, esta no demoraría mucho en llegar, pero, aparentemente no fue como ellos lo planearon. Quizás, el impacto que causó su primera película, dio a la conclusión que Aster se enfocaría en realizar cintas de posesiones o cosas paranormales, pero en líneas generales, ‘El Legado del Diablo’ y Midsommar van por terrenos muy diferentes.

Bajo mi perspectiva, aún se podría resaltar ciertos aspectos que caracterizan el estilo único de Aster. Al igual que su primera película, el aspecto dramático sobresale más que el aspecto terrorífico mostrando a sus personajes, cada uno con diferentes características pero suficiente como para verse reales y convincentes, y más fácil de relacionarse con ellos. También, la manera en que se insertan detalles visuales minúsculos que poco a poco se vuelven importantes durante el desarrollo de la historia.

En cuanto al aspecto técnico, la película tiene una excelente cinematografía, que muestra cada aspecto de la comunidad, en muchos casos de una manera majestuosa, pero en otros casos, intrigante. Igualmente, la forma en que estas tomas están entrelazadas para poder crear escenas de tensión o misterio, junto con la puesta de sonido y la música, fueron muy bien logradas.

La actuación de todo el elenco fue excelente, sobresaliendo la de Florence Pugh, quien es el centro de la película. La relación, la perspectiva y la reacción que tiene con su amigos y con el ambiente fue de lo mejor parte de la cinta, y funciona gracias a que el director les brinda libertad a sus actores para poder desenvolverse y desarrollarse en cada escena, con su respectivo dialogo y actuación. No hay compresión, nada es forzado, todo surge fluidamente.

Tal vez lo negativo que aquí se presenta, podría ser el uso de la trama, vista anteriormente, refiriéndome a la clásica ‘The Wicker Man’ cuya narrativa también presentaba a un culto siniestro en una comunidad aislada.  Además el darnos, nuevamente, el típico cliché en el que un grupo de amigos van a un lugar y resulta estar maldito, poseído, invadido por asesinos o caníbales, etc. Pero aquí la diferencia es la presentación. El filme tiene la osadía que la gran parte de su metraje transcurre de día, y no necesita de la noche o escenarios oscuros para darnos incomodidad, tensión y sustos gratuitos. También tiene personajes muy bien establecidos, con aspectos y objetivos determinados, y no personajes vacíos, esperando a morir fácilmente de la mano del antagonista.

Sin embargo, algo que podría resultar incómodo podría ser la duración de la película, donde se establece muy lentamente a sus personajes, el contexto y el culto siniestro, tomándose su tiempo para poder llegar a los momentos de tensión y de terror. Pero en lo personal, fue interesante ver, detalladamente, como vamos conociendo poco a poco a los protagonistas, su llegada a esta comunidad pagana, su reacción frente a esta manifestación cultural muy distinta a la que no están acostumbrados, y como luego todo, lo que parecía el paraíso se convierte en un verdadero infierno cuyo regreso, podría no estar garantizado.

A pesar que muchos prefieren ‘El Legado del Diablo”, personalmente logré relacionarme más con Midsommar. El drama y la tragedia alrededor del personaje principal fue algo que no esperaba que me impactara emocionalmente. La forma en que el director logra combinar el terror con el drama es algo magistral, contando temas sobre la amistad, la familia, la resignación, etc., y es algo no tan común ver en una película de terror, y eso es lo que lo hace interesante e intrigante, algo que un director con gran talento como lo es Ari Aster logró realizar.

Calificación: 4.5 de 5

El Veredicto…’Parásitos’

Por: Cesar Cortez G.

Se dice que la palabra “joya” se refiere a algo que vale mucho, que es apreciado porque posee cualidades muchas veces no vistas o que no se reflejan tan fácilmente en la vida. Algo sumamente original y que casi no se repite. Realmente, me cuesta mucho decir esta palabra, porque no la empleo casi para nada, pero luego de haber visto ‘Parásitos’, puedo permitirme reconsiderar este término porque se lo merece.

La nueva cinta del coreano Joon Ho Bong, del que antes ya había apreciado obras de tan buena factura como ‘Snowpiercer’ o ‘The Host’, ha tenido la osadía de superarse asimismo e ir más allá y entregarnos una historia de tan buena factura. No por nada ha logrado alzarse con el premio a mejor película en el último Festival de Cannes y eso ya es decir bastante.

‘Parásitos’ puede verse como una historia fácil de disfrutar pero no es así, porque rompe con ciertos moldes que la hacen distinta de todo lo que vemos. La dirección inicial que toma nos lleva por un camino donde la comedia y situaciones ingenuas parecen ser la consigna y el sello que la caracterizan. Sin embargo, cuando todos pensábamos que iba por un lado, sucede algo inesperado que rompe la manera en que la estábamos captando, y da un giro de 180 grados en el que nos situamos en una nueva trama, que no es ajena a lo que habíamos visto antes, pero ese terreno inicial ahora ya no es el de las comedia, sino que ha pasado a convertirse en un filme de misterio, acercándose al suspenso más precisamente hablando, embargándonos en una incertidumbre que no nos esperábamos iba a suceder. Y eso es lo bello de todo esto.

Ho Bong es muy listo para construir las diversas situaciones que aquí se dan, notándose su don de cineasta, porque es un filme que se va construyendo a punta de los detalles que nos va ofreciendo. Este aspecto no deja para nada fuera a la buena dirección de actores que conforman el elenco porque se nota su gran desenvolvimiento como es la transición de pasar de la comedia al drama sin problemas. Otro aspecto interesante es que no se puede situar dentro de un género, sino que hay varios. Un sector puede decir que es una comedia dramática, otros que es una comedia negra o incluso un thriller. He estado sin querer, frente a un plato de comida con varios ingredientes fusionados de manera perfecta logrando un toque exquisito. Todo ha estado en su punto. Finalmente, la clasificación la dará la propia audiencia, que es un hecho que cuando le dé la oportunidad de apreciarla, no la dejará ir tan fácilmente.

Los afortunados que vimos esta maravilla en la reciente Quinta Semana del Cine de la Universidad de Lima, podemos decir que hemos asistido a una clase magistral de lo que es hacer cine. Una muestra que no se necesita tener la mejor tecnología para lograr una historia sorprendente y fascinante porque la cinta quedará en mi cabeza por mucho tiempo. Sin duda estamos ante, tal vez, la mejor película que se haya estrenado este 2019, y por qué no, una de las más importantes también de la década.

El cine aún no ha alcanzado su techo y, sinceramente, si salimos de esa burbuja llamada Hollywood (que es muy difícil, lo sé), y vemos que nos ofrecen otros países, como es el caso de esta que proviene de Corea del Sur, es para elogiarlos. ¿Cuantos más “parásitos” deben estar regados y ni cuenta nos hemos dado? Si por mí fuera, quisiera que sigan apareciendo más y más.

Clasificación: 4.8 de 5

El Veredicto…’Aj Zombies’

Por: Cesar Cortez G.

¿Zombies en Lima, Perú? Esa es la loca y retorcida idea que nos presenta la comedia de terror ‘Aj Zombies’, que al leerla seguro muchos empiezan a pensar que es una ridícula versión o una película que ha reciclado un poco de cada cinta de zombies que ha pasado por los cines o por el video. Si bien tiene un poco de eso, ha logrado conseguir un producto original y, sobre todo, una reflexión de lo que es la sociedad no solo limeña sino peruana.

La historia inicia, como toda película zombie que se precie. Sin razón alguna, la ciudad de Lima empieza a ser invadida por zombies sedientos de carne y sangre humana, y solo un grupo de personas, con personalidades y pensamientos muy distintos el uno con el otro, tratará de salvarse apelando sus conocimientos, o su suerte.

El director Daniel Martín Rodriguez, es consciente que no puede realizar un filme del mismo calibre que hace Estados Unidos u otros países con mayor presupuesto, así que lo que realiza es una apuesta genial donde los zombis, si bien tienen un rol importante, no son la parte principal del tema. La historia parte de una premisa ¿Cómo sería un apocalipsis zombie en Perú? Si bien esto se centra en la ciudad de Lima, es suficiente para darnos cuenta como es la sociedad, peruana en este caso, ante un evento de esta naturaleza, desde un lado cómico obviamente, pero en el fondo no muy lejos de nuestra realidad. Este es el punto desde donde se desarrollará la trama y que no sea sólo ver sangre y tripas por doquier. Si estás pensando en esto, hay muchas otras cintas que te lo pueden ofrecer y a raudales.

Los personajes principales son, en primer término “Claudia” (Anahí de Cárdenas) y “Felipe” (Emilram Cossio), dos jóvenes que son muy buenos amigos pero se sienten lejos por su condición social. Mientras que la primera es una chica que tiene una vida asegurada, es popular entre sus amigos y posee todos los lujos posibles, el segundo es humilde, tiene que luchar para llegar a esa altura y es por eso que debe estudiar más de la cuenta en la universidad para salir adelante, y tal vez así, pueda conquistar su corazón. Pero, cuando llega este suceso, “Felipe” tratará de sacar su valentía a flote y así demostrarle a “Claudia” que tiene a alguien que siempre cuidará de ella. ¿Logrará su objetivo?

Completan este grupo un guardia de seguridad (Cesar Ritter), quien posee un carácter militarizado y eso, seguramente, lo aleja de la sociedad, pero al estar rodeado de estas personas, sabe que puede contar con ellos. Él último de estos, y para mí el más logrado de todos, es un “borracho” (Miguel Iza), quien es una persona despreocupada, no toma con seriedad lo que en verdad sucede pero es el más reflexivo de todos ya que el mensaje que lanza es que la sociedad ya está perdida y todo es culpa nuestra.

La cinta tiene referencias similares de otros filmes del género, es un hecho, pero eso no quiere decir que no se pueda hacer algo original, en este caso algo bien peruano, por la forma de hablar o por el reflejo de su sociedad que, si lo miramos desde otro punto de vista, nos pinta de cuerpo entero, porque son acciones o pensamientos que todos hemos tenido o hecho y lo vemos como normal. Sin embargo, ahora que lo tenemos en pantalla, muchas personas pueden sentirse identificadas, tanto así que nos preguntamos: ¿Así somos realmente? ¿Esta es nuestra sociedad? Yo tengo mi respuesta, pero es preferible que cada uno de ustedes saque su propia conclusión.

Estamos sin duda ante una de las apuestas nacionales más atractivas de este año. Si bien el título lo dice todo, no vayan a verla pensando que están ante la versión peruana de ‘La Noche De Los Muertos Vivientes’ o ‘El Amanecer de los Muertos’, esa no es la idea. Lo que deben pensar es que verán algo original y divertido, porque es un hecho que la pasarán bien, pero al mismo tiempo es una reflexión de nosotros mismos, y eso también se aplaude.

Calificación: 3.4 de 5

El Veredicto…’Intruso’

Por: Karen Pérez León

Canchita, luces apagadas, butaca cómoda, comienza la película…y en alrededor de 15 minutos, ya te diste cuenta que ya sabes todo lo que va a ocurrir en la trama. Con tristeza descubres que no es más que otro refrito que ya se ha visto en cartelera hasta el cansancio. Sin embargo, esto no quita el hecho de que puede llegar a ser entretenida, para pasar el rato, pero no como para ir al cine a verla.

Pero, ¿Qué es realmente lo que la hace tan mala? En primer lugar, cuando el personaje de “Charlie Peck” (Dennis Quaid), empieza a ir muy seguido a una casa que ya vendió, sin invitación y sin pedir permiso a los nuevos dueños, resulta absurdo que la esposa, “Annie” (Meagan Good), lo reciba como si fueran los mejores amigos de años. Es irritante verla conversar con él y dejarlo cortar su césped, sin consultarle, como si de algo normal se tratara. Como es de esperarse, su esposo “Scott” (Michael Ealy) sí nota su raro comportamiento. Es más, discuten en varias ocasiones por este motivo, pero ella lo defiende diciendo: “Pobrecito, no tiene a nadie”. Espera, espera mujer, si él mismo al inicio del filme dice que se va a mudar a Florida…

Seamos sinceros, si encuentras dentro de tu cocina a alguien que acabas de conocer,  ¿No te asustarías? Pues, yo sí, peor sabiendo que esa fue su casa y que todo parece indicar que conserva copia de todas las llaves.

Otro factor absurdo es la pareja de esposos, quienes tienen una relación aparentemente muy buena porque se  al parecer tienen una relación muy fuerte, se llenan de placer, etc. Además, que el esposo compra la casa a un precio que insulta los bolsillos de nosotros los pobres mortales, solo para complacer a su esposa… Y de la nada, descubrimos un secreto de su pasado que fue luego el motivo de su matrimonio. Pero, nada más, no se ahonda en el tema, y no sabemos a ciencia cierta que sucedió. Demasiado superficial todo.

Por otro lado, sobre nuestro “intruso”, nunca se llega a saber nada sobre su origen. ¿Por qué es un asesino? ¿Por qué se obsesionó con la casa? Son preguntas que jamás obtendrán respuesta. Al menos eso quiero creer porque volverse loco como perder un negocio, no lo veo como un detonante para volverse un psicópata. En mi opinión, hubiera sido muy interesante conocer el origen del problema mental del personaje de Quaid. Qué lástima tener que quedarnos con las ganas de saberlo.

Entonces, ¿Qué podemos rescatar de la película? Dos cosas: Los paisajes y ver cómo se defienden finalmente los protagonistas y cómo acaban con el “mal”. Sí, porque es imposible imaginarse otro final, ya que viene cantado desde el principio.

¿Algo más que agregar? Ahhh sí, los personajes secundarios son pésimos y huecos, en lugar de ayudar a darle peso a la historia, la hunden más.

Lamentablemente, una cinta más para pasar el rato. Un fin de semana que estés aburrido y no tengas nada mejor que hacer.

Calificación: 2 de 5

El Veredicto…’Presidente Bajo Fuego’

Por: Sergio Radicy

Esta película es la tercera entrega de la saga del agente “Mike Banning” (Gerard Butler), que empezó con ‘Olimpo Bajo Fuego’ que a mi parecer, fue una película fresca, con mucha acción y con un giro que, bueno sería trágicamente el sello de estas películas, pero eso lo veremos más adelante. Ahora, hablando de la segunda entrega ‘Londres bajo fuego’ el inicio fue lentísimo, sin nada de acción y cuando la hubo, no es que haya sido lo mejor y con un último giro súper forzado que, ya es marca de esta saga, así que las personas que hayan visto estas películas ya conocerán a que me refiero.

Entrando ahora sí de esta última entrega ¿Es buena? Pues la verdad que no es mala, es más bien entretenida. Vuelve a darle un pequeño toque de aire fresco a la saga. Aunque debo admitir que el primer acto peca como su antecesora en el mismo hecho que es demasiada larga y probablemente aburrida y luego sucede lo de siempre, un ataque terrorista al presidente y de aquí se desencadena la trama de la historia y es aquí donde para mí, la película de verdad empieza.

Antes había dicho que esta última entrega le aportaba un toque de aire fresco a la saga, ya que no sigue la misma estructura de las anteriores del súper agente, que tiene el apoyo del gobierno y que se tiene que atrincherar a lo “Rambo” en espacios reducidos, mientras tiene que hacer la de guardaespaldas. Ahora, la formula ha cambiado. Todos creen que Banning ha traicionado al país, así que es un todos contra él, hasta sus aliados se han puesto en su contra y no se sabe quién es el verdadero culpable de eso. Se siente ese aire fresco por el hecho de que en vez de un atrincheramiento en una zona de guerra es más un corre por tu vida, y que todos están en tu contra y la verdad es que funciona y da lugar a buenas escenas de acción.

La acción es buena en su mayoría. Se forma una buena tensión al inicio de la escena y cuando llega el clímax, la acción estalla y es muy gratificante de ver, incluso hay un momento gracioso en que esta se disfruta más por el hecho que se siente diferente, pero sin perder credibilidad, aunque la escena haya sido un poco ridícula.

También quería hablar de un poco del “mood” del filme y es que no es tan seria y muchas veces la película se permite respirar, lo que hace que no sea pesada de ver, no se sienten esas dos horas y lo aprecio.

Sin embargo, eso no le quita que tenga algunos fallos, cómo ser predecible en su mayor parte y que el primer acto sea demasiado larga y no le aporta mucho a la historia. Pero, eso no le quita que sea una opción de la que puedas disfrutar cuando vayas al cine.

Calificación: 2.7 de 5

El Veredicto…’Anna: El Nombre Del Peligro’

Por: Karen Pérez León

Luego de trabajos tan asombrosos ofrecidos por el director francés Luc Besson como ‘El Quinto Elemento’ (1997) o ‘El Perfecto Asesino’ (1994), hoy considerados cintas de culto, ahora nos presenta Anna: El Nombre Del Peligro y, realmente, se queda entre las cintas de acción que entretienen, mas no trascienden.

La película, en primer lugar, da la impresión de ser una especie de remake de ‘Le Femme Nikita’, una de las primeras y más recordadas cintas de Besson, más no consigue llenar para nada las expectativas y deja un vacío lleno de saltos en el tiempo de la narración, que llegan a ser realmente tediosos e insufribles, pues resultan ser innecesarios.

Esto empeora con una trama floja y sin atractivo dramático ni emotivo, como sí sucedía con la mencionada cinta de 1990, a pesar de contar desde el inicio con armas poderosas como el suspenso, misterio, intriga y acción. No obstante, pierde sabor después de la primera parte de la historia y la deja demasiado extensa e incluso por momentos aburrida.

Asimismo, la actuación de Sasha Luss deja mucho que desear, debido a su falta de expresividad. Sus gestos son robóticos y no transmiten emoción alguna, situación que marca mucho a la cinta que no se puede sostener solamente de su impactante belleza porque eso sí no se puede negar: Sasha tiene una belleza indudable, que asombra a cualquiera. Mientras que la recordada “Nikita”, Anne Parillaud, no solo era bella, sino que conseguía transmitir muchísimo a la audiencia con su actuación visceral.

¿Algo más que decir? Pues sí. Los actores secundarios le roban el protagonismo a Luss, ya que tanto Luke Evans y Cillian Murphy, tienen un gran carisma que logra simpatizar rápidamente con el público, mientras que su jefa en la agencia, la gran Helen Mirren, se luce con su interpretación impecable, totalmente certera y aguda.

Otro dato relevante, mientras miraba la película, es que me hizo recordar a ‘John Wick’, o siguiendo en la senda femenina debo mencionar mejor ‘Atómica’, porque por ejemplo, en una de las escenas, la flamante protagonista pelea con un grupo de guardaespaldas y terminan rompiendo mesas, platos, vasos y demás, logrando salir del restaurante solo con algunos rasguños. Algo sorprendente y a la vez poco creíble si lo juntamos con otras escenas de acción, esta resulta de risa.

En conclusión, el filme es entretenido, tiene bastante acción, pero no le llega ni a los talones a la mencionada ‘Le Femme Nikita’, por lo que queda meramente como una cinta de una única escena de acción atrayente y una historia predecible, que aunque traten de negarlo, utilizando los saltos en el tiempo, lo único que consiguen es alargar la trama innecesariamente.

Calificación: 2.5 de 5