El Veredicto…’IT’

Por: Cesar Cortez

Luego de varios pero varios meses de espera, tenemos por fin con nosotros, la nueva versión de IT, esta vez en formato cinematográfico ya que la versión original fue hecha para la televisión y, si bien, no es la película de terror que se anunciaba en la previa, la que algunos tildaban como “lo mejor en horror del 2017”, temo que fue un título enorme para lo que he visto. Su meta no era convertirse en dicha frase, sino mostrar un filme donde la valentía y la amistad se unen para derrotar aquello a lo que más tememos.

Desde un inicio, se nota que el director argentino Andy Muschietti no pierde el tiempo y va director al asunto que es el encuentro del pobre Georgie con Pennywise derivando en su desaparición, el móvil o, mejor dicho, el hilo por donde se mueve la historia, ya que su hermano mayor, Bill no descansara hasta encontrarlo o saber cuál es su paradero. Por tal, reúne a su grupo de amigos, apodados “Los Perdedores” para lograrlo, pero ellos en el fondo, no quieren hacerlo ya que desean vivir una vida normal y aprovecharla al máximo. El motivo por el cual insisten en continuar, es que son unidos, como “hermanos” y no se abandonan en ningún momento, solo que hay un gran problema: el miedo que los acecha tiene rostro, y es que aquel temor que cada uno posee. Su nombre: Pennywise.

La primera mitad del filme es la mejor de la película, en la que vamos viendo, y familiarizándonos, con cada uno de los personajes que son, obviamente, los del grupo de los “Perdedores”, en el que vemos su día a día y como cada uno tiene que lidiar su niñez o juventud. Muschietti, y se nota, es un fan confeso de Stephen King al haber retratado a este grupo de niños como fue aquel otro grupo que vimos en ‘Cuenta Conmigo’ (Stand By Me) o, si vamos por otro camino, nos encontramos con un guiño a Los Goonies, donde vemos ese salto abrupto de inocencia a madurez al emprender una misión en busca de lo desconocido, sin saber que era con lo que se iban a encontrar. Como bien dicen, solo ir en busca de la aventura.

Otro aspecto que es de resaltar es la línea del tiempo, ubicándola a finales de la década de los 80s, y no en los 50s como bien lo dicta la novela. Esto fue un gran acierto porque es la época del director donde pudo jugar con sus recuerdos (y los míos de paso) al estar más familiarizado con esos años. Como no recordar cuando íbamos a las salas de videojuegos y pasar horas frente a las máquinas de juegos o salir a montar bicicleta con los amigos o, simplemente, escuchar música de ese entonces donde la vida era más sencilla. Nostalgia pura. Vale agregar que en plena moda de Stranger Things, es un gran punto que se hizo la producción.

El problema que encontraran muchos al ver la película serán los momentos donde Pennywise (Bill Skarsgard) hace su aparición. Para todos aquellos que vieron el filme original o leído la novela, el personaje es un emulo de Freddy Krueger. Si bien, este “jugaba” con sus víctimas en sus sueños, Pennywise lo hace en la vida real, atormentándolos o haciéndoles pasar el peor de los momentos. Sin embargo, para alguien que ha visto los innumerables trucos que provocaba Freddy Krueger en todas sus cintas, ver lo que ofrece Pennywise, algunas muy obvias, no resulto ninguna sorpresa, y es ahí donde se ve la mano del director. Muchas saldrán un poco decepcionados de la participación del payaso, pero en el fondo esto tiene su explicación porque el no es el protagonista. El no es Freddy Krueger, no es Jason Voorhees, no es Chucky, el es un complemento de la cinta. Los protagonistas son los niños , los “Perdedores”, como bien se explica en el libro. Claro esta que pudieron hacer más con el pero se prefirio de esta manera. Con lo dicho debo decir que me quedo con el Pennywise encarnado por Tim Curry en la versión original. No hay más vuelta que darle. Habrá que esperar que vía es la que se tomara con el en la segunda parte.

Resalto mucho la idea de no haber colocado un “nombre” importante de Hollywood en la película, donde los mayores cumplen un rol secundario, o muy secundario, dejándole a los niños todo el protagonismo. Mucha atención a lo que ofrecen los pequeños Jaeden Lieberher (Bill), Jack Dylan Grazer (Eddie) y Finn Wolfhard (Richie), tal vez este último, el rostro más conocido del grupo por interpretar en Stranger Things (¿Coincidencia?) a “Mike Wheeler”.

IT al final de cuentas, resulto ser más un viaje al pasado y lleno de nostalgia, demostrando que la década de los 80s sigue muy vigente en nuestros días. Con lo mencionado no estoy diciendo que no haya momentos de terror, porque los hay, pero ese no es su fuerte, sino ver a este grupo de niños enfrentándose a lo desconocido y venciendo sus miedos. A esperar (con ansias) el segundo capitulo.

Calificación: 3.7 de 5

Advertisements

El Veredicto…’La Torre Oscura’

Por: Cesar Cortez

Luego de un largo periodo de problemas de producción, por fin tenemos entre nosotros La Torre Oscura, una nueva adaptación basada en una novela de Stephen King, descrita por el propio autor, como “la más personal y sobresaliente de todas sus obras”. Sin embargo, esta afirmación no se ha visto reflejada en la cinta ya que se trata de comprimir los ocho tomos que posee la historia en tan solo un poco más de 90 minutos, construyendo una película muy (pero muy) frágil y con temas que quedaron en el aire.

La trama presenta a un niño llamado Jake quien empieza a tener sueños muy extraños acerca de una torre que contiene un gran poder, además de un par de personajes, caracterizados como un pistolero de nombre Roland Deschain y un Hombre de Negro, dando la apariencia que es el diablo o algo por el estilo, que lucha el primero en defender la humanidad y el otro en destruirla. Sin embargo, este sueño se vuelve realidad cuando Jake cruza una puerta al pasado donde se encontrará con dicho pistolero y emprenderán un viaje para detener al Hombre de Negro, quien desea el poder del universo y la única clave para detenerlo es, precisamente, dicho niño.

Tengo que ser honesto al decir que no he leído ni la primera hoja de la novela, pero sabía de la magnitud que podía tener esta película cuyo saldo final es que estamos ante una obra, si bien entretenida, vacía en su narrativa. El director danés  Nikolaj Arcel, mejor conocido en el ambiente por escribir guiones, tuvo la gran oportunidad de hacer una muy buena adaptación de esta obra cumbre de Stephen King, además de ser su primera producción no europea, pero lo que mostro fue una historia sencilla sin muchas aspiraciones y cumplir con los estándares del mundo cinematográfico actual: centrarse solo en la acción y no en el argumento, y este título, en realidad, merecía un mejor trato con el segundo tópico.

Según lo que percibí, la cinta ha sido dirigida más para aquellos que han leído el libro, pero aun así hay cosas que han quedado flotando en el aire y no se han tomado la molestia de aclarar ciertos puntos, tal vez pensando que pueden iniciar una especie de franquicia, algo que veo muy lejano empezando por la pobre taquilla que ha conseguido. En primer término, la historia nos presenta a Jake (Tom Taylor), un niño de doce años y de lejos el mejor personaje trabajado, que posee un poder inexplicable y que se convierte en un arma deseada por sus enemigos, ya que podría ser la clave de todo el universo. Dicho concepto no se desarrolla como debería porque no se explica cómo es que tiene esa habilidad y porque lo hace especial. ¿Por qué el y no otro? Falto culminar la idea.

Por otro lado tenemos al pistolero, Roland Deschain (Idris Elba), quien pertenece a un linaje de grandes pistoleros, pero tampoco se sabe mucho de su pasado y cuya misión es perseguir al Hombre de Negro hasta el final, algo que se explica solo a medias. Cabe mencionar que cuando se juntaron Jake y el pistolero, me recordó mucho a Terminator 2, en el caso que Jake le enseña ciertas cosas al pistolero, y este se convierte en una especie de guardián del niño, al mismo tiempo que empieza una noble amistad. Si John Connor tuvo a su Terminator, Jake tiene a su “Pistolero”. Por ultimo tenemos al villano, el Hombre de Negro (Matthew McConaughey), una especie de “Blackheart” de ‘Ghost Rider’ que solo con mirarlo o con un toque de su parte puedes estar muerto. Si bien, su misión es apoderarse de la Torre Oscura y destruir el balance del mundo como lo conocemos, creo que se pudo desarrollar más su historia, especialmente su pasado, pero también se quedó flotando en el aire.

La Torre Oscura al final de cuentas se quedó como una mayoría de productos dentro del grupo de “Pudo ser….pero no lo consiguió”, ya que tuvo mucho material en sus manos, pero prefirió irse por la vía fácil y narrar algo sencillo sin darle mucha vuelta a las cosas. Imagino que a Stephen King no le debe haber hecho gracia que su “obra cumbre”, como él la ha llamado, se haya quedado en un punto casi olvidable. Como dicen por ahí “mucho ruido y pocas nueces”.

Calificación: 2.6 de 5

El Veredicto…’Annabelle 2: La Creación’

Por: Cesar Cortez

En el 2014, fuimos testigos del primer filme de Annabelle, estrenada con bombos y platillos luego de haber sido introducida, de forma inteligente, en la campaña de marketing para ‘El Conjuro’ en el 2013 pero, como todos sabemos, dicha película no trato sobre ella. Cuando llego el momento de verla en pantalla, ahora si como protagonista, el resultado no fue el esperado, siendo blanco de críticas, la mayoría de ellas, negativas.

Tres años han pasado de esta experiencia, y ha llegado el turno de ver una nueva entrega de este personaje, en la que me animo a decir, que los involucrados, empezando por el director David F. Sandberg, han aprovechado bien estos años porque Annabelle 2: La Creación, que en realidad debería llamarse Annabelle 0, ya que es más una precuela, es un filme superior a su predecesora. Con lo dicho, tampoco estoy afirmando que estamos ante una obra maestra, que claramente no es su objetivo, pero cumple muy bien con lo que el público, sobre todo los fans del terror piden a una película de este género: que tenga momentos de miedo y tensión.

La historia se ubica en los años 50, presentando a una familia, conformada por un hombre, cuya profesión es la de crear muñecas de juguete, su esposa y su pequeña hija. Lamentablemente, ellos pierden a su hija en un terrible accidente de auto y empiezan a vivir como unos ermitaños. Doce años han pasado de este suceso, y admiten en su casa a un grupo de niñas huérfanas, que son cuidados por una monja. Sin embargo, una de ellas, la que posee una enfermedad que no le permite caminar bien, empieza a percibir que algo no está bien en el lugar, como si hubiera un espíritu en él. Lamentablemente para ella, este tiene planes no muy agradables, ya que lo que desea es un cuerpo que habitar y ella ha sido la escogida (esto último no es spoiler ya que esto se manifiesta en los trailers).

Los directivos de Warner Bros/New Line, sabían que tenían que sacar a flote este proyecto de la mejor manera posible y no ser solo un producto de sustos fáciles, sino que tuviera identidad, por tal trajeron a David F. Sandberg a bordo, luego de haber estado detrás de la interesante ‘Cuando las Luces Se Apagan’ en el 2016, para llevar esto de la mejor manera. Su elección no pudo haber sido más que acertada, ya que se necesitaba alguien fresco, con ideas nuevas y que entienda el terror para sacarlo a flote, algo que John Leonetti no pudo lograr en la primera entrega. A este punto, me animaría a decir que Sandberg está empezando a considerarse como un director a seguir dentro del campo del horror. Mucha atención con él en el futuro.

Una de estas correcciones que demandaba el público era crear una atmosfera de miedo y tensión, algo que se logra muy bien en las escenas que se requiere. A pesar que el escenario es una granja, que posee un campo abierto, se percibe un aire claustrofóbico en ella, especialmente, porque es el único lugar habitable en los alrededores, más aun, cuando se sabe que hay un espíritu que acecha a este grupo, no hay muchos lugares para refugiarse. Los encargados de Annabelle, se nota que han tenido sumo cuidado en los detalles de la muñeca para darle aspectos macabros, algo que se refuerza con las posiciones de cámara y, especialmente, con la iluminación que cumple un papel preponderante.

Los roles principales, a pesar de haber adultos en ella, caen especialmente en “Janice” (Talitha Bateman) y “Linda” (Lulu Wilson), más que nada porque ambas son muy buenas amigas y el espíritu trata de tomar el alma de la primera, algo que la segunda, a pesar de no tener una gran fuerza, tratara de impedirlo. La “hermana Charlotte” (Stephanie Sigman) cumple con su rol como la protectora y guía del grupo de huérfanas. Tal vez la decepción cae justamente en los actores con más renombre del elenco que son Anthony LaPaglia y Miranda Otto, como la pareja de esposos, cuya historia se reduce, mayormente, a los primeros diez minutos de iniciada la película. Luego se convierten en “piezas” decorativas.

En conclusión, se han corregido errores de la primera cinta, ya que si no se hacía esto, dudo mucho que la producción este contemplando, porque de hecho que lo está pensando, la idea de realizar una tercera parte de esta famosa muñeca. Por ahora, solo queda esperar la llegada de La Monja y El Hombre Encorvado, proyectos que ya están confirmados dentro del Universo El Conjuro. Espero que siga el camino de crear una buena historia y no solo ofrecer sustos fáciles. Sino, creo que estaremos ante obras de solo “debut y despedida”

Calificación: 3.6 de 5

El Veredicto…’El Planeta de los Simios: La Guerra’

Por: Luis Augusto Venegas Gandolfo

20751245_10212259440112983_901448236_n

En la actualidad, hablar de El Planeta de los Simios se ha convertido en un tema de culto para los nuevos fanáticos de la saga; presentando una trilogía llena de acción, suspenso y esperanzas. Sin embargo, esta tercera parte presenta elementos conocidos de otras películas u otros hechos históricos que la hacen algo repetitiva pero “necesaria” para su conclusión.

En principio, el espectador es informado acerca de los hechos ocurridos luego de la segunda entrega de esta nueva saga, donde el planeta Tierra tiene una reducción alarmante de humanos y que, como era de esperarse, debe terminar con su inferioridad ante el poder e intelecto del simio (no es spoiler, esto se sabe desde el primer film de 1968). La idea desde esta introducción se convierte en una trama cyberpunk (que en vez de “cyber” es “ape”) donde la humanidad está perdida frente a los simios “terminators”. Claro está que los simios sólo deseaban la paz, por lo que los culpables son los humanos por tener miedo de convivir con otros seres intelectuales.

155621

Ante este miedo, la violencia y los “campos de concentración simia” tenían que aparecer en cualquier momento mientras, por otra parte, hay otro grupo de humanos que desean vivir en paz.

La película en ese momento se vuelve bastante seria para una persona sensible que no puede soportar la violencia física y psicológica que sufre Cesar, pues aún tiene visiones de Koba (“simio no mata a simio”). Sin embargo, los guionistas crearon a un personaje nuevo para esta historia que nos brindará la parte de humor en momentos tensos y trágicos.

Se podría decir que el film toma partes importantes de la historia del mundo (campos de concentración, esclavitud, igualdad de clases, especies, etc.) y partes religiosas (ir a la tierra prometida, un salvador que los guíe, una plaga que afecte a la humanidad) convirtiéndose en un tornado de situaciones muy conocidas que el espectador lo comprenderá de manera inmediata.

469379

La tecnología de esta película es de muy alta gama, poseyendo a simios tan reales y tan expresivos que, tan sólo mirar los gestos y los ojos de Cesar, te maravillas al compartir sus emociones y pensamientos. El acabado de iluminación y el render del pelaje hacen de este film algo único e inigualable, teniendo un arte sensorial en cada plano.

La musicalización, aún no sea mucha, es precisa y hermosa en los momentos adecuados. Esto no solamente nos brinda un buen acompañamiento en las escenas, sino que son muy necesarias ante el poder de sensaciones que ésta brinda.

En muchos casos, el espectador puede entender que el elemento comedia no puede desaparecer de una película como ésta pero cabe destacar que se está presentando un momento cumbre ante el cierre de una de las trilogías que será muy recordada en el futuro, por lo que haberla mantenido “seria” hubiera ocasionado mayor impacto y recordación de ésta.

la_guerra_del_planeta_de_los_simios_matt_reeves_4

Luego de ver esta película, no dudará en ver la antigua trilogía con el actor Charlton Heston. Esta película nos presenta el final que todos esperábamos pero que ha dado gusto verla y, finalmente, haber borrado de nuestras memorias la versión de Tim Burton del 2001.

Calificación: 4.7 de 5

El Veredicto…’Transformers: El Ultimo Caballero’

Por: Cesar Cortez

Este año se cumple una década de la primera película de Transformers, y se han proyectado cinco películas incluido esta última que voy a comentar titulada Transformers: El Ultimo Caballero (Transformers: The Last Knight), la que Michael Bay ha declarado que es su última incursión en la franquicia y por lo visto, quiso hacerla grande, monumental e inolvidable, aunque esta la cambiaría por olvidable.

A estas alturas del camino, es muy pero muy difícil tomar en serio a una película de Transformers, incluida la primera parte, donde ha pasado de todo, más que nada hartos juegos artificiales, que es la marca registrada de Michael Bay por donde se le mire, y quiso, con esta última cinta a su cargo dejar en “alto” lo que demostró con las anteriores. El gran ganador de estas de estas cinco cintas sigue siendo Hasbro, ya que los niños, y coleccionistas, irán a comprar los juguetes a las tiendas, así que para ellos, que venga ‘Transformers 200’ si es posible. Si bien, debo admitirlo, me divirtió un poco más que ‘Transformers: La Era de la Extinción’, filme que no soporto verla, en especial por su excesivo metraje, y que la mantengo como la peor de la saga, esta al menos hizo un pequeño esfuerzo para no ser considerada como tal.

Como lo anunciaban los trailers, la trama iba a estar ubicada entre la época medieval, precisamente hablando, en la época del Rey Arturo y la actual, donde los Transformers han tenido una gran presencia con la raza humana durante toda la historia, ayudándonos en las distintas y famosas batallas, guerras y combates que el hombre ha tenido que pasar (wow). Puede sonar a algo muy impensado o muy increíble que sea cierto (sí que lo es), pero su llegada a la Tierra desde ese entonces tiene un significado, que no se los puedo revelar porque eso sería un súper Spoiler, pero se quedaran muy sorprendidos cuando sepan de quien se habla.

Al igual que en la cuarta película, regresa Mark Wahlberg como “Cade Yeager”, esta vez sin la presencia de su hija, quien se dedica a cuidar a los Autobots para que estos no sean capturados. Con lo que no contaba, era con la llegada de una pequeña pero aguerrida niña llamada “Izabella”, interpretada por la peruana (todos orgullosos) Isabela Moner, la que “adopta” por mientras ya que él ha sido escogido para una gran misión, por un caballero ingles cuyo linaje ha estado ligado a los Transformers desde la época medieval, cuyo fin será evitar la gran catástrofe que se avecina  a la Tierra, donde tendrá la ayuda del ejército, y los Autobots obviamente. Es decir, nada que no se haya visto antes.

El argumento, como siempre, esta vacío. Es un hueco en el que sigue cavando más y más profundo hasta encontrar la excelencia en la trama, algo que nunca llegara (al menos con Bay y compañía). Esto al lado de presentar una batalla donde las explosiones son el pan de cada día en la que botan chispas por doquier, donde sale una chica, en esta caso en la piel de la actriz Laura Haddock, quien a pesar de tener un gran acento inglés, lo único que provoca al verla son suspiros y otras clases de pensamientos, y ver que los Autobots se transforman en el auto de tus sueños pero solo te alcanza para uno a escala, es decir, en resumidas cuentas, el guion solo es una formalidad ya que hay que seguir los patrones de la producción y nada más.

Es una lástima ver como un título que me produjo las mayorías alegrías en mi infancia y que me emocione un montón cuando supe que llegarían las películas live-action, haya sido prostituido de tal manera por gente que solo vio lo lucrativo sin pensar en nada ni nadie más. A estas alturas el milagro por ver algo distinto ya se ha desvanecido (luego de ver la segunda parte podía esperar cualquier cosa). Michael Bay se va (ojala) y ahora, el que llegue ¿salvara la poca honra que le queda a la saga? ¿Cuál será su idea? No se me ocurre a nadie que lo haga. De momento, Hasbro pidió que ya era hora que la franquicia se expanda y convertirla en un universo cinematográfico con el ya anunciado spin-off de Bumblebee. Ojala que nuestro querido amiguito salga vivo de esta. La que le espera.

Calificación: 2.4 de 5

In Memoriam…’George Romero: El Padre de los Zombis’

Por: Cesar Cortez

1993, ese fue mi primer encuentro con George Romero, es decir, la primera película que vi de el que fue Creepshow, de la que había oído varias veces ya sea por algún familiar o amistad y tenía mucha curiosidad por ver que ofrecía. Lo primero que me atrapó fue su metraje, hecho como si fuera un cómic y luego sus historias, con la que me quedo hasta el día de hoy con “El Día del Padre” y su clásica frase “donde esta mi pastel, Bedelia”.

Por supuesto que por ese entonces yo solo tenia once años y no existían medios a la mano (al menos yo no los tenia) para saber más al respecto, es más, no sabía tampoco quien era George Romero, hasta que con el pasar del tiempo y el gusto que le empece a tener al género del terror, con la llegada del internet, me acordé de el y lo investigué y los fans que le escribían, prácticamente, lo colocaban en la “cima” de la montaña, especialmente, por una cinta llamada ‘La Noche de los Muertos Vivientes’. Tuvieron que pasar once años de mi primer filme de Romero para ver el segundo, que fue justamente ‘La Noche…’ y, lo digo con toda la sinceridad del mundo, me atrapó de principio a fin, desde su música ambiental, pasando por los mismos zombis claro está y por colocar como protagonista a un actor negro llamado Duane Jones en el papel de “Ben”, cuando todavía en los años 60s se vivían momentos de un elevado racismo. Ese fue su “grito de guerra” en contra del sistema.

Pasarían algunos años para, por fin, ver más sobre el director, ya que pude obtener cintas como The Crazies, Monkey Shines, Day of the Dead y, la que para mi es su gran obra y, tal vez, mi película de terror favorita, Dawn Of The Dead. Si ya había estado hablando maravillas de ‘La Noche…’, pues con esta, el efecto fue el doble (o triple). Todo me parecía un cóctel bien servido y en su punto, el maquillaje (gracias Tom Savini), las escenas de acción, los desmembramientos y la trama por supuesto que te captura de principio a fin y el mensaje que le da al mundo, con aire visionario, que la humanidad iba a estar sujeta a lo superficial, en este caso a los centros comerciales, lugar del consumismo en su máxima expresión. Sinceramente, no se equivocó, ya que en estos tiempos, ahora con la llegada de la tecnología, especialmente de los smartphones, nos sentimos esclavos del sistema y “sometidos” como si de un hechizo se tratara. El lo vio así y lo incorporo en los zombis, un fiel reflejo de nosotros mismos.

(La trilogía de la “Muerte”: ‘La Noche de los Muertos Vivientes’ – ‘Dawn of the Dead’ y ‘Day of the Dead’)

Este es el legado que nos deja George Romero, quien partió de este mundo este 16 de Junio, quien en mas de una oportunidad, cuando le preguntaban del tema de los zombis, solo se refería como algo que se le ocurrió un día y quiso cambiarlo, sin pensar que lo que estaba haciendo era historia porque esta imagen de los “muertos vivientes” sería la que predominara en el mundo. Muchos le deben estar agradecidos ya que su creación inspiró a varios industrias, como los videojuegos (Resident Evil), películas de terror (28 Días Después), libros de sobrevivencia zombi (Guerra Mundial) y, por supuesto, la serie de televisión emblema, ‘The Walking Dead’, que se ha dado el gusto de colocar cameos basados en los zombis de Romero como “Flyboy” de ‘Dawn of The Dead’ o “Dr. Tongue” y “Bud” de ‘Day of the Dead’.

George Romero inspiró a muchos, ese es mas que obvio, pero solo habra uno como el y el futuro no se ve muy inspirador o mejor dicho, alguien que este a ese nivel en las nuevas generaciones (a no ser que me equivoque). Su partida deja un gran vacío en el cine de terror. Muchos se han sumado en las condolencias, como Stephen King, con quien trabajo en Creepshow y The Dark Half. También se suman a este grupo el maquillador Greg Nicotero, para quien Romero es su mentor y maestro, ya que el le dio su primera gran oportunidad en el cine siendo parte del equipo de maquillaje en Day Of The Dead en 1985.

La lista es larga y sigue, pero eso es muestra de lo mucho que lo respetaban e idolatraban. Tal vez muchos no lo entiendan porque un gran sector no les gusta el horror, pero para los que lo AMAMOS, su partida será muy difícil de digerir, al igual que la de Wes Craven, otro capo del genero que falleció en el 2015. Solo me queda decir que disfruté mucho de sus películas y lo seguiré haciendo porque aquí no se acaba su obra, sino que ahora se volverá inmortal, y nos corresponde a nosotros (los fans del terror) mantenerlo así. Descansa en paz maestro y gracias por todos los sustos que me hiciste pasar (si que fueron muchos).

George Romero (1940-2017)

 

 

 

El Veredicto…’Spider-Man: De Regreso A Casa’

Por: Cesar Cortez

Este año se cumplen quince años del estreno del primer filme del Hombre Araña que fuera dirigido por Sam Raimi y que derivara en una trilogía finalizada en el 2007, con un final que no gusto a muchos. En el 2012, se dio una segunda adaptación iniciando de cero con un nuevo elenco e historia, dando pie dos años después a su secuela que obtuvo criticas diversas. Sony decidió no continuar con la historia hasta que llegara a su rescate “su” superhéroe llamado Marvel.

En el 2016, se decidió integrar a El Hombre Araña al Universo de Marvel, y así hizo su estreno en ‘Capitán América: Guerra Civil’, participando de la gran batalla entre Los Vengadores. Luego de este suceso, nos encontramos ahora en el verdadero inicio de una nueva aventura del famoso “trepamuros”, lo que sería la tercera adaptación del superhéroe en pantalla, algo que para algunos alegra bastante y para otros, imaginamos, ya han visto suficiente de El Hombre Araña en su vida.

La idea que tuvieron ambas partes fue primero, darle un aire nuevo y fresco a la historia, y con su inclusión dentro de Universo Marvel (por fin) iniciando por tener a un mismo actor que lo interpretara por varios años, como es el caso de Tom Holland quien cumplió hace poco 21 años, en comparación a sus colegas Tobey Maguire y Andrew Garfield que en su primera película ya pasaban los 25 años. Igualmente, si este era joven, también lo iba a ser su entorno, como el caso de Marisa Tomei como “Tía May”, que a sus 52 años puede presumir que los tiene muy bien llevados.

La historia coloca a un Hombre Araña que, a pesar que dice tener estos poderes desde hace unos meses, aun no los ha explotado de la mejor manera, y eso se nota en la falta de escenas donde antes se le veía columpiarse por los rascacielos y aquí eso se ha perdido por ejemplo, o tal vez para no volverlo todo un acróbata como si lo hizo Sam Raimi, aunque eso no perjudico el argumento que tuvo en su momento. Lo que aquí se trata de reflejar (y lo resalto) es ver, paso a paso, los inicios de Peter Parker como el famoso superhéroe, sus obstáculos que tiene en su camino (la adolescencia, los amigos y demás) y que no desde el primer día tuvo a un peligroso enemigo en su camino, y eso se ve en que trata de ser algo al estilo de los boy-scouts: proteger a la gente y ser alguien servicial para la comunidad. Todo eso está bien hasta que llega su primera gran prueba: Adrian Toomes, mejor conocido como “El Buitre”.

Cuando se anunció a Michael Keaton como “El Buitre” (¿Se habrán inspirado en Birdman?), debo reconocer que me entusiasme mucho, ya que era la oportunidad de verlo en un papel no tan común porque, mayormente, ha realizado papeles de ser el bueno de la película y no hay que rebuscar mucho en su filmografía, sino nombrar su rol más emblemático: Batman. Dicho esto, no creo que haya dado la talla como tal al igual que Bokeem Woodbine como “Shocker” (también esperaba mucho de el) que solo aparece unos cuantos minutos, haciéndome recordar a “Electro” de ‘El Sorprendente Hombre Araña 2’ que parecía un simple adorno. Por otro lado a Keaton le falto ser más convincente, pero el guion no se lo permitió, y es que los encargados tuvieron miedo de crear alguien realmente temible (¿Acaso “Batman” no puede ser malo?). No sé si esto hubiera ocurrido si otro hubiera sido el actor pero quiero pensar que sí.

Por último, no sé si me estoy arriesgando en decirlo, es que hemos visto un nuevo grupo de héroes que “podría” darse a conocer en el futuro, como es el caso de los amigos de escuela de Peter (si los reconocieron, sabrán de quienes estoy hablando). Sobre el caso Zendaya (algo que no me disgusta) si es o no, en el fondo Mary Jane Watson, creo que eso lo sabremos en la secuela.

El director Jon Watts trato de darnos su visión del Hombre Araña, que no esta mal, pero creo que le falto darle fuerza a las actuaciones, especialmente, a los villanos. Su reto no era el mismo de Sam Raimi y Marc Webb, sino mayor, porque tiene en su espalda la mochila del Universo Marvel y debía mantener un nivel (y reputación), algo que no pudo hacerlo compeltamente, sino por partes, en las más de dos horas que dura la cinta. Parece esas situaciones que uno quiere hacer algo pero solo se arriesga un poco por miedo a perder. Esto ha tenido que servirle de prueba, en especial, si desea continuar en la franquicia. Veremos que sucede con él en el futuro.

Calificación: 3.3 de 5