El Veredicto…’Blade Runner 2049′

Por: Cesar Cortez

El director Denis Villeneuve ha demostrado con obras como ‘Prisioneros’, ‘Sicario’ (que tal película) y la multi-elogiada ‘La Llegada’, que estamos ante uno de los realizadores más importantes de la actualidad. Sin embargo, cuando salió a la luz que él se iba a encargar de dirigir la secuela de ‘Blade Runner’ titulada Blade Runner 2049,  haya sido el u otro, iba a llevar a cuestas una mochila muy difícil de cargar, especialmente en nuestra época donde los remakes, reboots y tantas otras denominaciones que han salido son el pan de cada día y la mayoría no sale bien parada, debo decir, en primer lugar, que su elección ha sido la más acertada.

Si recordamos un poco lo que sucedió en 1982 cuando ‘Blade Runner’ se estrenó, el filme pasó desapercibido por las salas, por una simple razón: ‘E.T.’ se había estrenado semanas antes y todo el mundo estaba enamorado del extraterrestre. Las críticas contra ‘Blade…’ tampoco fueron las mejores, como los casos de los renombrados Leonard Matlin y Roger Ebert, quienes coincidieron que lo único bueno eran sus escenarios y los efectos revolucionarios que se utilizaron. Afortunadamente, en 1992 se estrenó la versión del director y fue ahí donde se cobró su revancha y los mismos que le bajaron el pulgar, la vieron con otros ojos y la revalorizaron, a tal punto que hoy es una de las obras de ciencia ficción más importantes de la historia del cine.

Villeneuve sabía lo que tenía entre mano: un monstruo que había que domar y ver que podía ofrecer ahora esta obra, ya que además tenía que estar acorde a los tiempos. La historia evolucionó al igual que la vida misma, y lo primero que tenemos en mente es ver como fue el diseño de los escenarios, con unos acabados estupendos donde cada detalle está bien trabajado. Pero esto no es todo lo que se debía plasmar sino una historia que siguiera a su predecesora, pero ¿Por dónde empezar? ¿Cómo plasmar la vida de los humanos y los replicantes luego de 35 años? ¿Qué se debe hacer?

Esta respuesta estaba en manos de los escritores Hampton Fancher, quien estuvo en la primera película y de Michael Green, quien tuvo a su cargo un par de obras que vimos este año: ‘Logan’ y ‘Alien Covenant’. Estos plasmaron que la vida como se conocía en ese 2019, se extinguió luego de un gran apagón, haciendo las cosas inservibles, y luego todo eso quedaba atrás para iniciar de nuevo. Otros replicantes aparecen, con nuevas directivas, al igual que la tecnología, pero la pregunta que algunos “replicantes” se hacen es si ¿Somos humanos? Y si no ¿Qué somos? Es una simple respuesta a una pregunta sencilla. La pieza del rompecabezas que nos falta completar.

En este instante es donde entra en escena K (Ryan Gosling) un “portapiel”, o Replicante si alguien se ofende, que está detrás de aquellas Replicas que quedaron “vivas” luego del apagón para apagarlos definitivamente. A medida que pasa la historia vamos conociéndolo cada vez más hasta que entra en las vicisitudes dichas en el párrafo anterior. Desea vivir como alguien normal pero algo se lo impide, algo lo perturba y debe saber la verdad, y esos indicios lo llevan hacia el retirado Rick Deckard (Bien interpretado por Harrison Ford), quien vive en un lugar desolador porque el mundo ha decidido retirar aquello que ya no le sirve o lo utiliza como vertedero de basura, como lo hace con una famosa ciudad. ¿Es el al final de cuentas esa pieza que falta o solo es una intuición?

Villeneuve entonces nos presenta una historia, un poco larga tengo que decirlo, pero necesaria porque el, a diferencia de Ridley Scott, no nos presenta una cinta de acción (que aquí también hay no se preocupen) propiamente dicha, sino que el busca en la raíz de las cosas cómo explicar la vida y que hay detrás de todo ello. Si bien, Villenueve desarrolla las cosas pausadamente, deja aún flotando otras que, al igual que la cinta anterior, uno las debe descifrar. Las tenemos que descubrir, dependiendo de nuestro ingenio y nuestra curiosidad.

Blade Runner 2049 no es una cinta cualquiera de ciencia ficción, incluso me animaría a decir que hay que ver la primera para entenderla, y es que un aspecto que salta a la vista es la comparación de ambas películas. La de 1982 tiene más movimiento y más acción, mientras que esta tiene poca acción y es profunda en su narrativa, lo que a veces eleva más el producto, ya que eso que vimos y no lo pudimos entender, se nos queda en la mente y eso hay que descifrarlo.

Villeneuve ha hecho un buen trabajo y se ve que le costó, pero valió la pena y auguro que tendrá su recompensa en los Oscar al menos en la parte técnica como la decoración, efectos especiales, diseño o fotografía. Para finalizar, la película refleja un lamentable aspecto de nuestra vida, y es que si bien hemos avanzado al mismo tiempo hemos retrocedido, al convertirnos en una especie de “replicantes” al servicio de un líder llamado “celular”, o “Ipad”, al crear una vida alejada de la realidad. A veces somos individuos sin almas o mejor dicho, somos almas tecnológicas.

Calificación: 3.9 de 5

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s