Puerta al Infierno 2 (Hellbound: Hellraiser 2)

hellraiser 2

 

Año: 1988

Director : Tony Randel

Por: Cesar Cortez G.

En 1987, Puerta al Infierno, estremeció a la audiencia por traer un nuevo concepto de cine de horror. Temas sobre el infierno, desmembramientos, y los placeres mas “escondidos” del ser humano, eran el plato fuerte de la cinta. Ahora, un año después nos llega su segunda parte, “Hellbound: Hellraiser 2”, o simplemente “Puerta al Infierno 2”.

La historia, prácticamente, inicia donde terminó la primera. Nuestra heroína, Kirsty Cotton (Ashley Laurence) despierta en una clínica psiquiátrica y relata lo vivido a un detective. Como es obvio, este no le cree su “increíble historia” de los cenobitas. Pero el médico que la atiende, si lo hace, ya que él sabe la existencia del “cubo del infierno”. Por tal motivo, hace que lleven el colchón donde murió Julia (Claire Higgins) a su casa, ya que su alma reside en el, solo necesita sangre para ser revivida. Y como paso con Frank, esta revive, al llevar el doctor, primero, un paciente esquizofrénico a su casa, y luego, otras personas para que complete el proceso de regeneración. Pero eso no es todo, ya que lo que más desea el Dr. Channard (Kenneth Cranham), es conocer el infierno, y para ello llevará a Tiffany (Imogen Boorman), una paciente con adicción a los rompecabezas, para que descifre el cubo y abra la puerta al infierno una vez más.

Clive Barker, “el padre del criatura”, y director de la primera parte, esta vez solo hace las veces de productor y le cedió la posta a Tony Randel. A mi parecer, creo que Barker debió dirigir la segunda parte también, ya que se ve que el presupuesto fue mayor y podía tener más herramientas para su “visión del infierno”. Pero, como George Lucas hizo con “Star Wars”, prefirió mantenerse alejado de la dirección y ver los réditos que le daba su “obra maestra”. Algunos aseguran que esta secuela es mejor que su antecesora, pero yo opino lo contrario. No está muy por debajo, pero no se le iguala.

Al igual que la primera, el inicio es lento y pausado. Uno va conociendo a los personajes y poco a poco nos vamos imaginando su papel dentro de la trama. Tal vez lo que más llama la atención es como “Pinhead” se convirtió en tal personaje. Claro que esto no pasa de los tres minutos y en teoría aporta poco a la historia, ya que ese no es el fin de la película, sino que va por otro camino. Kirsty, mal que bien, cumple con su papel teniendo los mismos resultados que en su debut. Le sigue faltando esa expresividad de pavor y terror, y es como si se hubiera acostumbrado a esa vida. La adición de Tiffany a la historia es como la invitada “indeseada” a una fiesta. Aparte de descifrar el cubo, daba igual su desenlace. Nada que ver con ella.

En toda historia, tiene que haber un antagonista, y como sabemos, los cenobitas son los que cumplen con ese papel. Luego de su impresionante debut en la primera, uno se imaginaba que aquí, se les podría apreciar más, pero no fue así. Recién aparecen a los 3/4 de hora del film y luego sus apariciones son contadas. Desaprovechados al máximo. Lo único que si se dio, fue la confirmación de Pinhead como el líder y nueva figura del cine de terror. Inclusive, ahora ellos tendrían el mismo enemigo que amenaza a Kirsty y Tiffany casi al final de la cinta. Pensé que “ellos” lo eran. Que irónico. Julia cumple su parte y luego se revela porque regresó. Eso es destacable. Por último, se nota que la censura estuvo siguiendo a la producción al máximo, ya que no atestiguamos esas escenas de destripamientos ni muchos galones de sangre.

Después de leer todo esto, creo que la mayoría se dirá, ¿Que tiene de bueno entonces? Pues lo bueno, es que vemos el infierno, no como todos lo retratan, sino con pasajes interminables y puertas que significan las cosas que tiene cada ser humano en su ser. Es decir, cada uno crea su “propio infierno” y lo arma a su gusto. No pierde su esencia y el porqué de su existencia. Es un “gran rompecabezas”, que Tiffany igualmente, no podrá descifrar.

Esta es la última película de “Puerta al Infierno” donde se retrata el infierno mismo antes de poner a Pinhead como “terrestres”, y así, empezar a “matar” a la serie. Esta es una historia compleja y no una simple película de terror, que se debía agarrar con pinzas, y no convertirla en un “Viernes 13” por así decirlo. Esto no es un “slasher”, y tuvieron que darle el respeto que se merecía a una trama tan original. A veces el alma de las cosas vale más que el dinero, pero en este mundo funciona al revés.

Calificación: 2.9 de 5

Gi Joe: El Contraataque (Gi Joe Retaliation)

Gi joe poster

Año: 2013
Director : Jon M. Chu

Por: Cesar Cortez G.

En el 2009, Hollywood nos entregó, la tan ansiada, adaptación de una de las series animadas más famosas del mundo como lo fue Gi Joe. El resultado final no fue para nada bueno, es más, fue bastante deprimente. Ahora, cuatro años después, nuestros héroes regresan en una nueva aventura con Gi Joe : El Contraataque.

Al parecer tanto los productores como critica, y sobre todo los fans, se sintieron algo decepcionados, al ver que la primera parte, no gusto para nada a nadie. Creo que la única que se benefició con esto fue Hasbro, ya que ellos, jamás van a perder en la comercialización de los juguetes. Pero al margen de esto, esta vez, entendieron bien el concepto de lo que es en realidad Gi Joe, y trataron de hacer, el mejor de los esfuerzos, en crear una mejor adaptación. Y créanlo o no, esta vez salen mejor parados. La cinta no pasará a la historia, pero para los entendidos, en esta oportunidad, pueden dormir más que tranquilos.

La historia empieza con Duke (Channing Tatum) a la cabeza de un nuevo grupo de Joe`s, que van en una misión a Pakistán. En ella, luego de una batalla con el enemigo, son emboscados en el desierto, cayendo este en combate. Ahora Roadblock (Dwayne Johnson) es el líder del grupo, al salir con vida del lugar junto a Lady Jaye (Adrianne Palicki) y Flint (DJ Cotrona). Mientras que en Estados Unidos, el presidente, o mejor dicho  Zartan (Jonathan Pryce), empieza a hacer de las suyas tratando y ordenando a otros líderes mundiales de desactivar todas la bombas nucleares que posean, con el propósito de vivir en armonía y paz. No es una mala idea en realidad, pero eso es motivo suficiente para que Cobra gobierne el mundo sin que nadie le haga frente. Claro que no cuenta con los GI Joe`s sobrevivientes que trataran de detenerlo a toda costa.

El objetivo de hacer esta secuela, si es que estoy en lo correcto, es hacer “desaparecer” de la faz de la Tierra la primera adaptación. Primero que nada, algunos personajes, que en esta ya no están, como “Scarlett”, “Heavy Duty” o “Ripcord”, y con la rápida muerte de “Duke”, el equipo original, casi, está desaparecido, porque nadie, y me incluyo, hubiera aceptado que “Snake Eyes” desapareciera. Esto dio pie a introducir otros personajes como “Roadblock” o “Lady Jaye”. Mientras que por el lado de Cobra, creo que muy pocos extrañaran a “La Baronesa”, pero no es el caso de “Storm Shadow” por ejemplo, que según recordamos “murió”, pero por alguna razón desconocida, está de vuelta. Eso es algo que ni ellos ni nosotros lo podemos explicar. Luego el resto, prácticamente, son los mismos. Tenemos un renovado “Comandante Cobra”, con la máscara que siempre lo ha caracterizado, y la inclusión de “Firefly” en el equipo. Hay que decir las cosas como son, y si esa fue la razón, pues que mejor que empezar de cero todo y darle un enfoque diferente a la trama, que era más que necesario.

La elección de Jon Chu puede ser bien discutida también, ya que en su haber tiene las dos primeras secuelas de “Step up” y el, no sé cómo decirlo, documental de un tipito llamado Justin Bieber que salió en el 2011. Con esos pergaminos, no sé como obtuvo el puesto, pero digamos que al final fue una buena elección, ya que al parecer, sabía que era lo que debía ofrecer al público. Creo que en el fondo, hay un “Joe” en su interior. Hay escenas que son bien logradas, sobre todo las peleas entre Snake Eyes y Storm Shadow, sin dejar de mencionar la escena, que también tiene a Snake Eyes como protagonista, contra un ejecito de ninjas en las montañas. Bien lograda por donde se le mire.

En cuanto a los protagonistas, ya sabemos lo que da Dwayne Johnson a las películas en las que esta. Por otro lado los “nuevos integrantes” como Dj Cotrona y Adrianne Palicki, cumplen lo necesario en sus actuaciones. La participación de Bruce Willis a la película no aporta nada, solo el hecho de ver a un “héroe de acción” en un gran proyecto y nada más. Sin embargo, creo que es Jonathan Pryce uno de los más destacados, ya que tiene bastante participación dentro de la cinta, sobretodo de la mitad en adelante.

Como un punto aparte, sobre todo por la coyuntura mundial que estamos viviendo, me pareció curioso que la película mencione a Corea del Norte como un país bélico y con bastante armamento nuclear. Una gran coincidencia en la trama en realidad, pero que, lamentablemente, se dio en el mundo real. Es apropiado decir “pasa en las películas, pasa en la vida”.

Por donde se le mire, Gi Joe: El contraataque, es mejor que su antecesora. Claro que tiene sus fallas, pero se puede ver a placer y pasar dos horas de buen entretenimiento. Es inminente una tercera parte, aunque para algunos esta será la “primera” de la serie. A veces, es bueno no acordarse de algunas cosas.

Calificación: 2.9 de 5

Gremlins

gremlins

 

Año: 1984

Director : Joe Dante

Por: Cesar Cortez G.

El cine es tan bonito a veces, que no sabes lo que tienes enfrente. Nos puede dar películas memorables como decepcionantes, pero las que más llaman la atención son esas “rarezas” que aparecen sin querer queriendo, y una de esas, indudablemente fue Gremlins.

¿Como es posible que una película sobre pequeños monstruos haya estado por varias semanas entre las más taquilleras de 1984? Eso es lo asombroso de este negocio, que no sabes lo que va a pasar. Es más, haciéndole la lucha a otras producciones como “Indiana Jones” o “Los Cazafantasmas”. De hecho los más sorprendidos fueron los ejecutivos de la Warner al ver estos “millonarios” resultados, ya que sería una gran mentira decir que sabían lo que iba a pasar, pero esta era una cinta para “ver qué pasaba”, y al final bordearon los cinco cincuenta millones de dólares y solo invirtieron once. Ese sí que fue un gran riesgo.

Un aspecto para resaltar de la película, fue el elenco. Prácticamente, los actores eran desconocidos, o eran estrellas “emergentes”. Por ejemplo Phoebe Cates había participado en una película cómica o Judge Reinhold que luego estaría en “Un detective suelto en Hollywood”. Ese fue otro riesgo, ya que, sin haber una estrella, a veces el film puede fallar. Este no fue el caso, gracias a Dios. En segunda instancia, el director. Joe Dante solo había dirigido películas del género de horror como “Piraña” o “Aullidos”, pero al final, eso no desilusionó a nadie tampoco. Y el tercer aspecto, pero no menor, es que Steven Spielberg fue el productor de la cinta, y en los ochentas, como en estos tiempos, ese nombre pesa y demasiado. Así que por ese lado, esto puede ser, lo que llevó a Gremlins a ser lo que es hoy.

La historia se desarrolla en el pequeño pueblo de Kingston Falls, cuando Randall (Hoyt Axton), llega con un regalo por Navidad para su hijo Billy (Zach Galligan). Al abrir el paquete, sale una pequeña y agradable criatura de nombre Gizmo. Su padre le dice que tenga cuidado con él, ya que debe seguir al pie de la letra tres reglas: “No darle agua”, “no exponerlo a la luz” y “no darle de comer después de la medianoche”. Pero, por circunstancias de la vida, Gizmo se ve expuesto a la primera de ellas, ya que de él brotaran otros cinco seres iguales a él. Pero luego vendría lo peor, ya que Billy, no se da cuenta que los ha alimentado luego de la medianoche, excepto a Gizmo, y se convertirán en “otras criaturas”, pero esta vez, sus intenciones serán “diferentes”, tanto para Billy y su familia, como para el pueblo mismo.

Si uno se pone a ver la película no sabes en que género colocarlo, ya que se divide en etapas. Al principio parece una película infantil, luego se convierte en misterio con suspenso, para terminar en una de horror. Si me preguntan, luego de verla, y por varios años, es una cinta de ciencia ficción, ya que en ella no sabes a que te puedes enfrentar. Puede ser de un modo o de otro. No hay más vuelta que darle, y eso debió ser así desde un principio, ya que si vemos a unas criaturas extrañas que no son ni perros, gatos, etc., y que no existen, para que seguir. Creo que hasta ahora se sigue debatiendo ese aspecto, y eso que han pasado 30 años. ¡¡Increíble!!

Hay varias cosas, ya hablando en lo que a la trama se refiere, sobre la película. La época en que se sitúa la película me parece genial, ya que esta está enfocada en Navidad. Se supone que es una etapa de felicidad, unión, y tantos otras cosas que encierra esta ocasión. Quien se iba a imaginar que sucedería caos, destrucción y horror, generado por pequeñas criaturas que parecían inofensivas para convertirse en una plaga de pura maldad. También tenemos la sociedad misma, como va cambiando radicalmente de aspecto. Nos pintan un pueblo amistoso y sin problemas como en los años cincuenta, pero eso es solo la fachada, ya que la realidad es distinta. Por ejemplo, están los avaros, los que buscan status social, y los nacionalistas. Claro que también hay buenas personas, como nuestros protagonistas, que reflejan lo que debería ser en sí la familia, con buenas costumbres, ayudándose entre ellos, y sobre todo, queriéndose unos a otros. Lamentablemente, la sociedad avanza a pasos agigantados últimamente, que la familia se va “desuniendo” sin que nos demos cuenta.

Gremlins es una buena película, que a pesar de ser comercial, tiene todos los ingredientes para ser considerada de culto, que en el fondo lo es. Por último, los gremlins reflejan, sarcàsticamente, lo que es la sociedad, “el lobo, a veces, se viste con piel de cordero”, y en el mundo hay muchos.

Calificación: 3.6 de 5