Scream

Scream poster

Año: 1996

Director : Wes Craven

Por Cesar Cortez G.

Luego de la “gran fiebre del terror” de los 80`s, parecía que lo que  se venía eran tiempos, realmente terroríficos. Ni las secuelas de Chucky, Viernes 13 o la muerte y resurrección de Freddy Krueger, parecían ser solución. Solo un genio como Wes Craven, tuvo la valentía de “reinvertarse” y traer un producto fresco y sólido como “La máscara de la muerte” o simplemente “Scream”.

Personalmente, a partir de 1996, hay tres películas a las que llamo “El nuevo cine de terror”. La primera es esta, la segunda es “Se lo que hicieron el verano pasado” y la última de ellas “Leyenda Urbana”. Estas últimas, no son grandes joyas dentro del género, pero ayudaron a salir al “enfermo” que estaba en coma. Acompañadas, cada una de una recaudación muy generosa. Pero Scream, fue el gancho perfecto y la que dió la pauta para futuras creaciones “originales”, como Saw por ejemplo.

La pregunta que se hizo la gente fue, como una película como Scream tuvo un éxito rotundo, no solo en Estados Unidos, sino en el mundo. Es de esos casos raros, en que las personas se pasan la voz, y empieza a crecer la noticia hasta que llega a un nivel en que “cobró vida”. Pero no sería el único caso, porque ya existía el antecedente de Halloween en 1978. Hay muchos factores que hicieron de esta, “la película de terror de la década del 90”.  La primera de ellas, fue que el director es Wes Craven, un maestro del género y que el productor fuera Kevin Williamson, creador de la serie “Dawson Creek” que tenía una gran legión de admiradores. Si escuchas, que alguien trabaja en una serie popular, ya tienes una pequeña parte de audiencia.

La segunda, fue la de crear un universo en torno a las películas de terror, mayormente, de los ochenta. Irónicamente hablando, como una especie de homenaje a los Viernes 13, Halloween, etc., que poblaron los cines durante ese período. Si en ese entonces, uno vió esos films, pues ya atrapaste a otra parte de la audiencia. Pero, al menos para mí, lo que la llevó a lo más alto, fue la inclusión de actores que ya eran conocidos o se estaban dando a conocer en el mundo. Por ejemplo, Drew Barrymore ya era conocida, Neve Campbell actuaba en la serie “Party of five” y Courteney Cox en una serie del montón como “Friends” nada más. Algo inaudito en el género, y arriesgado al mismo tiempo, comparando con la década anterior a esta, ya que si el producto no hubiera funcionado, hubiera sido el fin de muchas de ellas.

Seguro que hay más razones, pero estas tres fueron el gancho seguro para que Scream tuviera el éxito que tuvo, en crítica como en recaudación, alcanzando la astronómica cifra de ciento tres millones de dólares. Aparte de recibir galardones en los Saturn Awards, como en los MTV Movie Awards en la categoría de Mejor Película del año. Algo insospechado e inaudito para una película del género de horror.

La trama de la historia gira en torno a un personaje, que dicho sea de paso, ya está dentro de la galería de “antihéroes” del cine de terror, que adopta todas las cualidades, de un asesino en serie, pero su valor agregado, es que juega con la gente por teléfono preguntándoles “¿Cual es su película de terror favorita?” Si contestan bien sus preguntas se “salvan”, sino serán asesinados. Obviamente, que la gran mayoría de preguntas son de las películas de los ochenta, a los cuales, también, las ironizan, diciendo cosas como “la primera fue la mejor” o “nunca debieron hacer dicha secuela”. Inclusive, nombran a Pesadilla en Elm Street, creado por Wes Craven, la cual, tampoco se escapa de las “palomilladas” y burlas de los adolescentes.  Era algo inevitable, que se tomó por el lado deportivo.

Tal vez la falla de la cinta, aunque no incide mucho, sean las actuaciones. Neve Campbell en primer lugar, no le imprime mucha fuerza al personaje de Sidney Prescott y a veces uno no se traga el cuento de que es perseguida y acechada por un asesino. El resto, creo que esta en lo suyo. Courteney Cox como la insistente reportera Gale Weathers esta bien personificada. Igualmente Jamie Kennedy como Randy, sobre todo cuando da una clase magistral de supervivencia basado en películas de terror. Magnífico!! Pero la mayor sorpresa fue ver a Drew Barrymore, morir en los primeros diez minutos de la cinta. Un truco marketero muy efectivo si me lo permiten.

Ya sea bien o mal visto, a Scream le debemos mucho los fanáticos del cine de terror, al devolvernos esa frescura que se había perdido en los 80`s. Sobre todo, que el género, hasta el momento, no ha decaído y sigue cosechando admiradores año tras año. Estas películas fueron hechas para quedarse, y esta, si que estará con nosotros por mucho, mucho tiempo.

Calificación: 3.8 de 5

Advertisements