Los Indestructibles 2 (The Expendables 2)

 

Año: 2012

Director: Simon West

Por: Cesar Cortez G.

Hace un par de años, tuvimos la alegría de ver en pantalla, a los héroes de acción que despertaron furor en los 80 y 90´s. Aunque algunos, muy importantes, como Arnold Schwarzenegger y Bruce Willis, solo aparecían unos minutos al promediar la media hora de la cinta. Si bien, esta película, la ví como un “vamos a ver qué sucede”, pues esta segunda parte sí que confirma que, “cuando más viejo es el vino, es mejor”.

Como sabemos, este proyecto nace de Sylvester Stallone, que escribió y dirigió la primera parte, pero luego de verla, se dió cuenta que no puede manejar “tanto talento” entre sus manos. Inteligentemente, y menos mal que recapacitó, tuvo que pasarle la posta a alguien que si sepa darle esa fuerza actoral y artística, pero sobretodo, que conociera el género. El reto, por decirlo así, cayó en Simon West, del que vimos anteriormente Con Air y Tomb Raider, y déjenme decirles, que no defraudó para nada. No solo hizo de este, un producto superior a su antecesora, sino que, supo imprimirle la fuerza necesaria que faltaba, esa adrenalina de ver buenas secuencias de acción, al igual que darle un lugar a cada personaje. Al igual que una “buena muñeca” para controlar a todas estas mega estrellas, porque lo son, como Arnold Schwarzenegger, Jean Claude Van Damme, etc.

La película inicia, prácticamente, como la primera, “los indestructibles” yendo a una misión de rescate en un país del medio oriente. Lo que ellos no saben, es que en el lugar también estará Trench (Schwarzeneger), diciendo que también estaba en la misma misión. Luego de ver balas, tanques, granadas y sangre por doquier, ellos logran escapar del lugar sin rasguño alguno. Mientras descansan en Francia, Barney Ross (Stallone), se encuentra con Mr. Church (Willis), que le encomienda una nueva misión, como parte de una deuda no saldada por el grupo, cuando estuvo en Villena. Ellos se dirigen al lugar que se les indica, solo que no contarán con la llegada de un personaje no deseado, Jean Villain (Van Damme), que les exige que le entreguen lo que fueron a buscar. Sin embargo, la ira se desata, cuando Villain asesina al miembro más joven del grupo (Hemsworth), en lo que se convertirá ya no en una misión, sino en una venganza personal, o mejor dicho, grupal.

Mucha gente, y me incluyo, se emocionó al ver en los trailers, diversas escenas donde aparecían sus ídolos de antaño. Algunos son fans, solamente de Stallone, Van Damme o Schwarzenegger, pero cuando ves a todos reunidos, eso importa menos que poco. Lo que aquí se quiere mostrar no es solo una buena película de acción, y déjenme decirles, que uno al verlo en el cine, se emociona a tal punto que desea que esto nunca se acabe. Y con este resultado dudo que esto se dé, ya que el objetivo es seguir trayendo a más personajes, como Steven Seagal o Wesley Snipes, y porque no decirlo, Vin Diesel o “La Roca”. Por otro lado, lo que también quiero agregar que es “nostalgia pura” lo que vemos, y nadie puede discutir eso. Si en la primera, teniendo solo a Stallone y Lundgren como estrellas de acción del ayer uno se emocionó, que será ahora con todos “ahora sí” repartiendo golpes, patadas, balas y todos los complementos que una película del género pueda tener. No se puede pedir más, créanme.

No hay duda que Sylvester Stallone es la “estrella” de la película, al ser el líder de este símpatico grupo. Pero tampoco podemos obviar a Jason Statham, su “mano derecha” y confirmando que “El transportador”, es el nuevo ídolo del género. Del resto del grupo Crews – Couture – Li – Lundgren, este último es el que resalta más, ya que pasó de ser un segundón, en la primera a tener un rol, si bien no excelente, pero digno de reconocer. Hasta inclusive sacó una que otra carcajada a la audiencia. Estuvo bien aprovechado. Mientras que Schwarzenegger, con su mítica frase “I´m back”, se mete a todos al bolsillo, Bruce Willis tampoco se queda atrás y forma “parte” del grupo como “paracaidista” y saca lo mejor que tiene. Mención aparte tenemos el gran regreso de Van Damme, que no lo hace mal, pero pudo estar mejor, sobretodo en la escena final donde pelea a muerte con Stallone. Y por supuesto, el gran gran retorno de  Chuck Norris, que fue de los puntos fuertes de la película. Pero no vino solo, ya que trajo consigo, algunos de los “chistes” que lo han vuelto un “súper hombre” en Internet. Diez puntos para él. Espero que lo veamos en la tercera parte.

No hay duda que el fondo de la cinta se hizo para ver qué pasaría si enfrento a Stallone vs Schwarzenegger o Willis vs Van Damme, etc. Grandes nombres para una gran película. Lo malo de estos tiempos, es que difícilmente, veamos a una generación como esta, al menos por ahora. Pero, con este legado, podemos decir, que el género no está muerto, solo que hay que tratarlo con la seriedad y el respeto que se le pide. Sin eso, si que le daremos un “Hasta la vista, baby”.

Calificación: 3.3 de 5

Martes 13 Parte 2 (Friday the 13 part 2)

 

Año: 1981

Director: Steve Miner

Por Cesar Cortez G.

“En la repetición está el gusto”. Es un dicho popular que se aplica cuando algo funciona perfectamente. Al parecer eso pensaron los ejecutivos de Paramount cuando Martes 13 se estrenó en 1980. Habían descubierto algo grande, y en el cine, eso no se puede dejar pasar así nada más.

Martes 13 había sido, tal vez, una o la sorpresa del año 80 en lo que ha recaudación se refiere. Una película, hecha con casi nada, logró captar el interés del público que fue en masa a verla. Sean Cunningham, director de la primera parte, fue muy inteligente y optó por hacer dicho film. Lo que no sabía era, que dejaría huella en la historia del cine, un legado por el cual ser recordado. Y si esto sucedió una vez, ¿acaso no se podría repetir esa formula?

No era para nada raro pensar en una secuela de Martes 13. Obviamente, que pudo quedar en una sola película, con ese final abierto y una gran curiosidad por saber “que hubiera pasado sí…” pero las cabezas del estudio son las que mandan. ¿Pero quien se iba a hacer cargo de los asesinatos? Como se sabe, la asesina muere en la primera parte. No había que darle mucha vuelta al asunto. Jason entra en escena señoras y señores.

La segunda parte vió la luz el 30 de abril de 1981, solo 11 meses después de la primera. El director sería en esta oportunidad Steve Miner, que fue productor de Martes 13, tomando la posta de Sean Cunningham. La idea para esta cinta, sin duda alguna, era seguir con la historia y, por supuesto, la elaboración de los diferentes asesinatos que se cometerían. Ahora el presupuesto era un poco mayor, por lo que se podía arriesgar en hacer cosas más elaboradas y llamativas. También, ver la forma de introducir a Jason como protagonista. Claro que esto fue antes de convertirlo, sin querer, en el o uno de los “antihéroes” de la década de los 80.

La película se puede dividir de la siguiente manera. Empecemos, como es claro por el principio, y tal vez, uno de los errores de la serie. La trama se  origina cuatro años después de los terribles sucesos de Crystal Lake. Alice, que fue la única sobreviviente de esa masacre, trata de llevar una vida tranquila, pero el recuerdo no la deja de perseguir. Lamentablemente para ella, la muerte le llegará, ya que es asesinada en su casa por un desconocido personaje. Esta introducción fue criticada y rechazada por algunos, ya que muchas preguntas salieron de aquí y me incluyo en la lista, ya que luego de varios años, me sigo haciendo las mismas preguntas. ¿Solo tenían esta idea, como introducción de Jason?,  ¿Cómo sabía él donde encontrarla? ¿Acaso la siguió o la buscó en la guía telefónica? Y lo que es más ¿Se debió traer de vuelta a Alice? Bueno, en un principio la historia iba a estar hecha alrededor de ella, pero por otros motivos no se hizo así. Errores que se cometen, y muy gruesos, cuando tienes un producto “valioso” entre manos.

Sigamos con la historia. Unos jóvenes abren un campamento, muy cerca del anterior, por lo cual son advertidos una y otra vez por los lugareños y las autoridades del lugar. Todo sigue su marcha como si nada hubiera pasado. Los encargados son Paul y Ginny, secundados por un grupo de jóvenes que se encargaran del lugar. Luego de pasar un día de diversión, Paul reúne a todo el grupo en la noche, y mientras están en la fogata les relata la historia de Jason Voorhees y la masacre de Crystal Lake. Obviamente, que la mayoría lo toma a la broma, hasta que al día siguiente se empiezan a cometer los asesinatos en dicho lugar. Está de más decir, que Jason es derrotado por alguien del campamento, y no diré quien, para que tengan la curiosidad de verla, si lo desean.

Puedo arriesgarme a decir, debido a que soy un fan confeso de la saga de Martes o Viernes 13 o como gusten llamarle, que no es necesario ver la primera parte para entender esta. Digamos que el atractivo es sin lugar a dudas Jason. Oficialmente, este es su debut cinematográfico, a pesar que no lleva puesta su icónica máscara de hockey, sino una bolsa blanca que le cubre el rostro. Otro motivo es la historia que cuenta Paul, como introducción sobre el “Campamento Sangre. En ella, como ya comenté más arriba, narraba los hechos que sucedieron en el lugar. Pero siempre es necesario saber el origen de las cosas, por tal, si se atreven, vean la primera ya que es un clásico del cine de horror.

La fórmula volvió a resultar, Obviamente, hablo de los asesinatos. Es una buena secuela….de Martes 13.

 

Calificación: 2.8 de 5

Sobreviven (They live)

 

Año: 1988

Director: John Carpenter

Por Cesar Cortez G.

¿Alguna vez se han preguntado si alguien es de este mundo? Y lo que es más ¿No creen que su jefe de su trabajo o algún superdotado lo es? Este, es el punto de partida de “Sobreviven”, solamente que su meta es, por más disparatada que sea, hacernos entender que no todo es como “lo pintan”.

La historia se inicia con la llegada de John Nada a una ciudad cosmopolita. El busca un empleo acorde con sus condiciones, pero como dicen “chamba es chamba”, y se mete como obrero en una construcción. Ahí se hace amigo de Frank que lo ayuda y lo lleva a una comunidad, que bien podría decirse que es un “asentamiento humano”, pero gringo. Con los días descubre que no todo es lo que parece, ya que encuentra unos “lentes de sol” que le revelan cosas que normalmente no se ven. Por ejemplo una revista, tipo Caretas, que diga en cada hoja frases como “Mira la televisión”, “Consume” o “Cásate y reproduce”.. todo el capitalismo expuesto en su máxima expresión. Y eso no es todo, ya que la gente que posee un status económico alto, no son humanos, sino extraterrestres. Obviamente, al descubrir esto, John y Frank libraran una lucha, junto a otros que también saben este secreto y trataran de probar que “Ellos” nos han estado manipulando la mente desde siempre, ocupándonos de cosas sin sentido y dejando nuestro código moral de lado.

Esto es a grandes rasgos, lo que nos presenta John Carpenter, uno de los maestros de cine fantástico y terror que hayan existido. Y debo decir, que esta cinta ocupa el tercer puesto de mis películas preferidas de este director. Solamente, y por grandes merecimientos, lo pasan Halloween y La Cosa, ni más ni menos, pero ya habrá oportunidad de comentarlas en su momento.

Encontrarse con este film, es como caminar por la calle y recoger un billete de 200 soles. Algo totalmente improbable. Recién supe de su existencia hace unos 8 años y gracias a “nuestra piratería” (y debo decir GRACIAS nuevamente), pude verla. Aunque, por lo que refleja en pantalla, yo la hubiera traducido como “Ellos Viven”. Tendría un mejor sentido. Es una película de culto por donde se le mire. No es de las más conocidas ni por asomo. Tanto así, que cuando se estrenó en nuestro país, en Junio del 90, solo estuvo una semana en cartelera.  Tal vez, si mencionamos títulos como Halloween, La Cosa o Rescate en el Barrio Chino, más o menos podemos sacarlos, aun si no conocemos al director. Es JOHN CARPENTER SEÑORES. ¡Su filmografía es de visión obligada!

Esta es una película con el sello inconfundible de Carpenter. El siempre hace uso de la ironía en sus películas y aquí la aplica a su regalado antojo. En este mundo, todo es un “disfraz” para tapar lo que en verdad se realiza. Por eso, estamos bombardeados de cosas materiales para mantenernos contentos y sin preguntar nada más allá de lo obvio (sino miren el efecto de los celulares). Estamos contentos con ellos… ¿verdad?

La película inicia muy bien, ya que entramos al mundo de la clase baja, y que hay que hacer para surgir. Claro que son realidades distintas, ya que en Estados Unidos hay asistentes sociales y ayuda para encontrarte un trabajo. Mientras que aquí en Perú……………mejor sigo con el comentario. Todo sigue su curso. Pasando, claro está, por el descubrimiento de los alienígenas y sus intenciones. Pero la última media hora es el punto flaco de la película. Como que no supieron acomodar muy bien las piezas. A esto le agrego la “larga” pelea que sostienen John y Frank. Puro relleno, solo para mostrar las habilidades de lucha de Roddy Piper. Puro marketing. Pero esto, a pesar de todo, no debe desalentar a nadie, ya que el mensaje está claro y te hace saber más del caso.

Las actuaciones están acorde a lo que el director exige, y también es una marca registrada. Actuaciones simples sin salirse de esa línea y no exigirse más de la cuenta. Y lo logra sin despeinarse. Tanto así que optó, para el rol protagónico, por un luchador de la WWF, en ese entonces, como Roddy Piper. El estuvo bien secundado por Keith David, Peter Jason y, porque no, también de Meg Foster, como la trabajadora de un canal de televisión.

Sobreviven, es una película interesante y cumple con entretener a la audiencia. Además te hace reflexionar sobre algunas “injusticias” que suceden en la vida y porque se dan algunas cosas que deberían darse de otra manera. No todos la entenderán, pero tendrán que hacerlo. Hay que verla de todas maneras.

Calificación: 3.5 de 5

Martes 13 (Friday the 13th)

(Poster Internacional de Martes 13)

Año: 1980

Director: Sean S. Cunningham

Por Cesar Cortez G.

Un bosque, cabañas de campamento, un grupo de jóvenes, sangre y diferentes maneras de morir, ¿Qué obtenemos? Nada más que una simple película de terror dirán muchos. Pero luego de 30 años, estas mismas ideas hicieron de Martes 13, un film icónico de muchas generaciones y el punto de partida para un nuevo género de cine de terror: el slasher.

Sean S. Cunningham, director y productor de la cinta, jamás imaginó el éxito que despertaría en la audiencia una simple película de terror y que con los años le dediquen documentales, reuniones y todo tipo de merchandising al respecto. Y pensar que por poco, casi no ve la luz, pero a veces los riesgos, si que valen la pena. Claro que también su realización ha estado envuelta en escándalos, malas críticas, hasta los religiosos y puristas, entre más. Pero el tiempo le ha dado la razón a Martes 13, poniéndola en la cima como la primera de su estilo y un ejemplo a seguir para las películas que le siguieron. ¿O acaso creen que Scream, Saw, Sangriento San Valentín o Se lo que hicieron el Verano Pasado, salieron del aire? Martes 13 les mostró el camino y ellos lo hicieron a su manera.

Muchos atribuyen, que el éxito de Martes 13, no se hubiera hecho sin tener antes una referencia, que se llama Halloween. Aparte, está el hecho de que fue todo un éxito de taquilla en el año de 1978. Eso fue lo que impulsó mas a hacer algo como esto, ya que Hollywood tiene la mentalidad del “yo también”. Y realmente fue así, a pesar que siempre han salido a defender el producto como original, pero en el fondo, si ese fenómeno no se hubiera dado, esto jamás hubiera existido.

La historia nace un 9 de mayo de 1980, y como dato adicional, en Perú lo hizo el 27 de noviembre, fue un éxito instantáneo, tal vez la sorpresa del año, llenando las salas de cine donde era exhibida, recaudando nada más que unos 40 millones de dólares en Estados Unidos. En la actualidad, esa cifra no dice mucho, pero en ese entonces, podía considerarse un taquillazo. Y si hacemos una simple conversión de haberse estrenado en nuestros tiempos, bordearía los 90 millones de dólares aproximadamente. Nada mal para una película de terror.

Pero como dije anteriormente, no todo fue felicidad dentro de este cuento, sino que la atacaron por todos lados. Las críticas la tildaron de sucia, pervertida y un festín de sangre como nunca antes visto. Eso va agregado, al hecho de incentivar a la gente a querer ver más y cambiarle su forma de pensar y dejar la moralidad de lado. Lo única que trataba de hacer, era dar un espectáculo más sin hacer daño a nadie. Pero cuando algo sale bien, siempre hay algunos que no comparten eso y tratan de hundir algo que a su parecer no va con ellos. Pero el fondo sigue siendo el mismo: es solo una película.

La trama de la película gira en torno a unos asesinatos cometidos en el campamento Crystal Lake en el año 1958. Nadie supo quién los cometió, llamando al lugar “Campamento Sangre”. En 1980 es reabierto por un grupo de jóvenes, que ignoran lo que pasó ahí. Pero al cabo de unos días, la leyenda renace trayendo consigo, una nueva ola de muerte y sangre, y el misterio de los crímenes del 58, también es revelado, ya que todo fue, por la muerte de uno de los niños de ese campamento, por descuido de los guías del lugar. Pero al final, siempre el bien prevalece….pero lo que uno no sabe es si así para siempre.

Hay mucho por decir sobre Martes 13, pero hay una cosa que hasta la fecha, la gente no aprende, así que aquí lo voy a hacer: Jason no fue el asesino sino su MADRE, si señores aunque no lo crean. El aparece recién en la segunda parte. Espero que ahora si esté más que entendido. Además, hasta este momento, no sé porque se le denominó “Martes 13”, si su título es “Friday the 13th”. Si hubiera sido “Tuesday the 13th”, de hecho se entiende, pero no sé porque cambiar el día. Algo inexplicable en verdad.

No podemos terminar sin antes mencionar la maravillosa melodía de Harry Manfredini, que de solo escucharla, sabemos a que se refiere. Inclusive algunos la tienen como ringtone de celular. Simplemente, fantástica, además de haber trascendido la línea del tiempo. En segundo término, el excelente trabajo de maquillaje por parte del genial Tom Savini. A él le debemos, los diferentes asesinatos de la cinta, y las innovaciones de sus creaciones, para futuras cintas del género. Diez puntos para él. Y como dato final, podemos citar a Kevin Bacon dentro del film, como una de sus primeras actuaciones antes de ser reconocido como estrella de cine.

Martes 13 no será una gran película, pero su legado es inmenso. A él le debemos casi todo el terror que vemos, y eso no es poco. Ya está dentro de la historia del cine y perdurará por siempre, aunque a algunos les duela, pero así es la realidad, y sin querer, se hizo para quedarse.

Calificación: 3 de 5

(Poster de Martes 13 en Estados Unidos)