El Veredicto…’Mazinger Z: Infinity’

Por Luis Augusto Venegas Gandolfo

Este veredicto inicia con una pregunta: ¿Por qué? Mazinger Z es un mega robot que tenía la misión de destruir a cualquier enemigo del espacio (que normalmente eran monstruos fusionados con máquinas) para defender a nuestro planeta. Teníamos enemigos bastante inusuales, como el/la Barón Ashura que tenía una mitad de rostro de mujer y de hombre.

Pero, ¿por qué Mazinger Z fue tan reconocido y a qué se debe esta “resurrección”? Esta película conmemora los 45 años de la creación de esta serie animada y ha sido un pilar en la animación japonesa que ha viajado por todo el mundo con las batallas de Koji Kabuto pilotando el inmenso robot. El filme ofrece una buena sustancia de combates de mechas (robots gigantes) y traerá una oleada de nostalgia a todos los que conocieron este famoso personaje, además de algunos añadidos que ayudarán a redondear mejor la historia.

La trama de esta película inicia 10 años después del último episodio de la serie clásica, Koji dejó de pilotar a Mazinger y se ha vuelto un científico, sin embargo volverá a subir al robot para luchar nuevamente con su archienemigo, el Dr. Hell.

Es una película muy impresionante si es que nos referimos a la animación y a los efectos especiales, en especial en las escenas de combate y batalla. Seré sincero, hace tiempo no veía una animación de robots tan increíble como la que se nos presenta en esta película. Si fueron fanáticos de la serie y aún recuerdan la banda sonora, esta cinta es especialmente para ustedes. Podrán reconocer sin dificultad la canción principal de la serie de anime de aquellos tiempos y retornarán a su infancia sin duda.

Lamentablemente, la película cuenta elementos que ya no son nuevos en la actualidad, tal vez el plato fuerte de esta película sea recordar a la serie. Esto se debe a la gran evolución del cine y podemos ver combates de robots gigantes y kaijus (monstruos gigantes) en películas con actores de carne y hueso. Maravillarnos con películas como ‘Pacific Rim’, ‘Godzilla’ o ‘Rampage’, nos deja con ganas de ver qué más puede ofrecer Mazinger.

Sin embargo, yo rescataría un gran trabajo en el arte y en la animación de esta película, en especial el diseño (o rediseño) de los personajes y los monstruos mecánicos.

Calificación: 3.3 de 5

Advertisements

El Veredicto…’Un Lugar En Silencio’

Por: César Cortez

Un filme donde la premisa es estar en silencio, prácticamente todo el metraje, es una tarea ardua, porque no solo es estar mudo todo el tiempo, sino como te vas a desenvolver y producir esos “ruidos” que aquí vendrían a ser los gestos y ademanes atractivos e inteligentes para la audiencia. Afortunadamente, eso lo entendió muy bien el director y protagonista de Un Lugar En Silencio, John Krasinski al darnos una obra llena de emociones y una alta carga de tensión.

La historia se ubica en un futuro, o presente post-apocalíptico, en la que el mundo, prácticamente se ha quedado “sin voz” al verse invadido por unas extrañas criaturas que al menor sonido que se emite, te atacarán hasta matarte. En el habitan Lee y Evelyn Abbott junto con sus tres hijos quienes solo se comunican a través de señas tratando de mantener todo en silencio. Caminan descalzos, dejan la puerta abierta, comen en hojas, etc, es decir hacen de todo para no emitir sonido alguno. La pregunta es ¿Hasta qué punto podrán mantenerse en este silencio absoluto?

Es un poco extraño ver un filme de esta categoría, primero que nada llevado a cabo por un gran estudio cuando, por su tema, mas parece un filme independiente y experimental, y por otro lado en tiempos donde “si no se pone sangre, no me da miedo”. Esto ya lo demostró el año pasado la más que laureada y premiada ‘Huye’, y este podría ser un caso parecido, donde se pone de manifiesto que el terror es todo lo que nos rodea y que las ideas siempre están presentes. En el caso de Un Lugar en Silencio, la premisa salta a la vista: ¿Qué pasaría si se hace una historia donde no se diga ni una palabra? Donde tengas miedo de hablar sin ser mudo y que por más miedo que tengas, hay que contenerse de no gritar a pesar que hay algo que siempre te está acechando. Como para volverse loco sinceramente.

John Krasinski, quien desde hace un tiempo ha dejado de lado su faceta cómica para embarcarse en proyectos más serios, coloca a la familia protagonista como una de tantas que deben existir en este mundo, donde tiene que hacer lo imposible para mantenerse con vida. Sin embargo, no todo es tensión y miedo ya que también se da tiempo de mostrar el entorno familiar, tal vez dando una lección a las nuevas generaciones donde ciertas costumbres de antaño se han ido perdiendo por causa de la tecnología y otros aspectos modernos. Aquí la familia lo es todo, porque cada uno se apoya para que a ninguno le pase nada. De más está decir que todo debe hacerse en un silencio sepulcral, y cuando este se produce, bueno están listos para tener sobresaltos desde sus butacas.

John Krasinski y Emily Blunt, hacen de los padres de familia, y como se sabe, son pareja en la vida real y tal vez eso le da un plus a sus actuaciones donde se ve el compromiso de ambos como tales. Si bien el primero cumple como padre y defensor de la familia, Blunt resalta un poco más su actuación, especialmente de la mitad hacia adelante por un detalle más personal y que se convertirá en la mayor dificultad de esta familia (no lo voy a mencionar obviamente). Por el lado de los hijos, sobresale la actuación de Millicent Simmonds, quien es sordomuda en realidad y se nota por sus gestos lo mal que lo está pasando, al igual que Noah Jupe, recordado por su actuación en ‘Extraordinario’, quien vive aterrado pero debe sacar todas las fuerzas posibles para seguir viviendo, aunque a veces tienda a desesperarnos un poco.

Un Lugar En Silencio se convierte en uno de los estrenos más interesantes del 2018, colocando al cine de terror en un lugar de privilegio luego de la consagración de ‘La Forma del Agua’ en la última ceremonia del Oscar. Los fans del género, ni tampoco lo que están fuera, se decepcionaran. Eso se los puedo garantizar.

Calificación: 3.9 de 5

El Veredicto…’Ready Player One’

Por: César Cortez

Cuando vi las primeras imágenes del tráiler de Ready Player One sabía que iba a ser testigo de algo grande, lleno de nostalgia y melancolía, cosa que ha resultado de esa manera, y es que, quien escribe estas líneas, es un nostálgico de aquellos, que vive con el recuerdo vivo de la década de los 80s y 90s y los mantiene presente como si nunca se hubieran ido. Ese es el efecto de haber visto esta película que me sumergió de nuevo en mi niñez y que llegó de la mano del único director que es tan Geek como uno y que entiende ese mundo: nadie más que el único y hasta ahora irrepetible Steven Spielberg.

Como en 1993, cuando Spielberg estrenó ‘Jurassic Park’ y ‘La Lista de Schindler’, este es el segundo estreno del director que a principios del 2018 llegó con la muy interesante ‘The Post: Los Secretos Del Pentágono’, que mereció mejor suerte en los premios, pero así es este deporte. Ahora, situándonos en Ready Player One, basada en la novela de Ernest Cline, nos presenta un mundo ubicado en el año 2045 donde las grandes corporaciones dominan el planeta y los habitantes solo tienen como diversión un juego virtual llamado “Oasis” como un escape de esta pobre y triste realidad.

Dentro de este grupo se encuentra Wade Watts, un chico común y corriente quien, como todo el mundo, se refugia en esta realidad alterna como el avatar “Parzival”, para descubrir las tres piezas escondidas que ha dejado en el juego su creador, James Halliday, y el premio para el que lo encuentre será el control total de Oasis valorizado en una fortuna de medio billón de dólares. Claro está que él no es el único detrás de esto, sino también una gran corporación que no escatima en escrúpulos y desea controlarlo a placer para lo que usará sus más bajos métodos de persuasión.

Lo que mas temía en un inicio era ver solo una película cargada de CGI (que sí los tiene y a placer) que en ver una cinta con un trasfondo que mantenga a la platea interesada. Spielberg es inteligente y sabe que un filme así, cuando estamos viviendo otras épocas, no va a llevar a la juventud corriendo a ver personajes que sus padres si veneran y los reconocen en un segundo. Es por eso que debió actuar y construir una trama como si de un videojuego se tratara, que en el fondo si lo es, pero que llame la atención del público al cual va dirigido. Sabemos que el adulto que tiene como mínimo 30 años irá al cine a ver a sus ídolos de antaño, pero no en demasía, ya que no es ese adolescente que iba corriendo a la sala cuando joven en compañía de su novia o grupo de amigos a disfrutar la última película de ‘Pesadilla en Elm Street’ o ‘Volver al Futuro’. Ellos ya no son el “target”.

La película funciona porque mantiene cierta tensión, o más que nada, curiosidad por descubrir en qué momento el protagonista se las ingenia para descubre los tres Easter Eggs que el fabricante dejó en el juego. Obviamente, flaquea en algunos momentos porque sostener un producto de esta envergadura por más de dos horas no es cosa sencilla y a veces debes llenar ciertos vacíos con algún personaje nostálgico, ya sea colocar una escena más del DeLorean o presentar un cameo de un famoso personaje como “Goro” de Mortal Kombat o “King Kong”. Lo cierto de esto es que estamos ante un director que sabe lo que hace y que a sus 71 años se las arregla de la manera más inteligente que puede. Si el filme, por ejemplo, hubiera sido dirigido por Michael Bay (mala referencia, lo sé) hubiera sido 100% CGI y nada de contenido. Eso es seguro.

Me parece algo raro hablar de las actuaciones cuando vemos que los actores se la pasan más en la realidad virtual como sus avatares que en la vida real, pero si debo destacar a alguien es a Ben Mendelsohn como el malvado “Sorrento” quien es el que quiere apoderarse de Oasis a toda costa. No quiero spoilear mucho sobre en qué personaje está basado, pero es la viva imagen de una película revolucionaria de principios de los 80s. Si lo descubren, son unos maestros. El otro seria el propio Mark Rylance como “James Halliday”, quien se ha convertido en el actor fetiche de Steven Spielberg. Si bien aparece poco, nos dice mucho. Tye Sheridan como “Wade Watts” y Olivia Cooke como “Artemis” no están trabajados a un nivel alto pero en una película donde su misión es solo entretener cumplen con su objetivo.

Que buena experiencia fue ver Ready Player One. Un placer culposo que no debe perderse por nada del mundo. Ver de nuevo a “Marty McFly” y su “Delorean”, “King Kong”, “El Tiranosaurio Rex”, “El Gigante de Acero”, “Jason Voorhees”, o el “Alien” pagan, merecidamente el precio de la entrada. Spielberg es un nerd y demuestra aquí que se divirtió como nunca habiendo la película y al igual que él, luego de verla, sabrás que la palabra “nerd” es sinónimo de ser “cool”.

Calificación: 3.6 de 5

El Veredicto…’60 Minutos Para Morir’

Por: César Cortez

¿Qué es lo que sucede si juntas las películas ‘El Juego’ de David Fincher y ‘El Juego del Miedo’ (Saw)? Pues seguramente te podría dar como resultado 60 Minutos Para Morir (Escape Room), filme que podría considerarse como el hijo “bastardo” de esta unión porque es un filme paupérrimo que no hace más que querer imitar a los títulos mencionados de una manera muy plana y sin sentido. De hecho, no hay muchos factores para salvarla, y eso es un grave problema.

La trama presenta a un grupo de amigos que se reúnen para celebrar el cumpleaños de Tyler (Evan Williams) y mientras todo transcurre de lo más normal, su novia Christen (Elizabeth Hower) tiene un gran regalo para él, o mejor dicho, para todos: ir a uno de estos “cuartos de escape”, que están muy de moda por cierto, donde por el lapso de una hora deberán descifrar las pistas para poder salir de ahí. Lo que no saben, es que lo que vivirán será algo real, y el objetivo es salvar en ese lapso de tiempo a Christen que se encuentra atrapada dentro de una jaula, y si no cumplen con lo que dicen, todos tendrán una muerte segura.

Creo que la trama no engaña a nadie y podemos deducir por donde va la historia, pero lo  malo es la manera como esta explicada. En principio se ve que hay un asesino que gusta torturar a sus víctimas y lo hace a través de acertijos, y si no respondes pues este te castigara y empezaras a sufrir lentamente hasta que ya no tengas más pistas y mueras en el intento. Por una parte me hizo acordar un poco a “Ghostface” de ‘Scream’ ya que el tenía el mismo móvil: “Si no respondes bien las preguntas, morirás”. Pero a comparación de él, este tenía  un motivo que le hacía hacer las cosas, en cambio en 60 Minutos Para Morir, no hay nada que nos diga por que lo hace, como escoge a sus víctima. Es solo el disfrute de verlos sufrir.

De hecho, si ya has deducido de que va la película, la parte que quieres que llegue es la del cuarto de escape para saber cómo ellos van a salir de esta y que trucos usara el asesino para ellos. Lamentablemente, este es un filme, y se nota, que tiene las mejores intenciones para entretener y trata de hacer lo mejor con el presupuesto que tiene, pero las trampas y la manera de elaborarlas son muy decepcionantes, muy básicas. Pensé que íbamos a ver cosas más elaboradas y que hagan desesperar a nuestros “héroes”, pero la cuestión es que las respuestas están a la mano y se sabe lo que hay que hacer. Quieren imitar a Jigsaw y sus trampas pero lo cierto es que aquí no hay por dónde cogerlo. Si el viera lo que hace, de hecho que se convertiría en una de sus víctimas y con mucha razón por ser un mal alumno.

Los actuaciones son muy planas y no convencen a nadie, es decir hacen lo que pueden y lo que el guion les ha indicado a cada uno lo que conlleva además a la personalidad que tiene cada uno. No hay una empatía con el público y jamás vemos que nos preocupemos por ellos en lo más mínimo. Inclusive algunos son irritantes, como la pareja de amigos que todo lo ve besos y abrazos y, voy a spoilear un poco, pero me alegre cuando murieron porque ya era “too much”.

Una decepcionante aventura fue ir a ver 60 Minutos Para Morir, un experimento salido de las páginas de ‘El Juego del Miedo’ que no sabe por dónde ir ni que hacer. Dudo mucho que se la recomiende a alguien, aun así no haya nada que ver. En estos casos, en tiempos que se dice que muchos ya no leen, es mejor que se consigan un libro. Lo pasaran mucho mejor.

Calificación: 1.9 de 5

El Veredicto…’Aniquilación’

Por: Lorenzo Bryce

Aniquilación es la nueva película de Alex Garland, director y escritor de Ex Machina. La película es protagonizada por Natalie Portman (Lena,) Jennifer Jason Leigh(Dra. Ventress) y  Oscar Isaac (Kane). En este filme Garland vuelve a tocar el tema que lo ha hecho saltar a la fama: el cuestionamiento de la vida humana. Aniquilación nos presenta este dilema desde el punto de vista de la naturaleza.

La película nos introduce “Al Resplandor”. Este funciona como una metáfora hacia el meteorito caído en Chicxulub (según los científicos este meteorito cayó en la Tierra y dio fin al período cretácico, pero dio inicio a la vida humana). Un meteorito cae la costa sur de Estados Unidos y forma un campo de energía que se extiende con el tiempo.  Después de varias expediciones fallidas, un grupo voluntario conformado por una  bióloga (Portman), una psicologa (Jason Leigh), una fisica (Tessa Thompson), una antropóloga (Gina Rodríguez) y una topografa-geologa (Tuva Novotny)  hacen una duodécima expedición al núcleo del “Resplandor”.

Lo que resalta del filme es el nivel de metáfora que llega a tocar. Su cuestionamiento de: “Qué pasa cuando se crea una nueva especie”,  la pregunta moral de que es vivir y si importa seguir. Esto funciona en el producto audiovisual por la forma de relevar información (es muy sutil), como este universo es un misterio para nosotros, el hecho que  el tiempo de la película sea no lineal es la clave para que los twists funcionen, todo cambio en la historia no se ve venir.

Dejando a lado las actuaciones de todas las actrices y actores de la película (porque fueron impecables), él desarrollo de personajes fue paupérrimo, no hubo una evolución clara en gran parte de los protagonistas. Aunque no se puede decir que el objetivo de Lena no se cumplió, la mayoría de los arcos principales no se llegaron a cerrar, o se concluyeron de una manera muy pobre, no al nivel de lo que se espera de un artista como Garland.

Los antecedentes del director se ven en toda la película. Más allá de los temas morales (que tienen similitudes a los de Ex Machina), se nota que Alex Garland ha trabajado en videojuegos, específicamente en su lenguaje visual. De por sí esto no es negativo, pero es válido mencionar que a un extremo, un lenguaje visual parecido al de un videojuego puede distraer al que ve el filme.

Alex Garland es un director muy peculiar, ha trabajado en varios medios del entrenamiento, ha escrito novelas, guiones y videojuegos, aparte de producir y dirigir películas. Sin duda alguna todo producto audiovisual bajo su nombre va a ser visto con una valla más alta de lo normal. Esto traerá cosas muy positivas para su carrera. Pero al mismo tiempo… El cine es un arte que es muy difícil de perfeccionar. Pocos directores tienen más de dos 5/5 en su carrera y esto siempre le va a jugar en contra.

Aniquilación no es una película perfecta. Me cuesta creer que en 10 años vamos a estar hablando de ella cómo hablamos de otras películas del género. Sin embargo, cuestiona preguntas morales que no solemos ver en la pantalla grande y su narrativa es compleja (de armar y ejecutar) pero efectiva. Dicho todo esto, no se debe dejar de mencionar que se esperó más de su trabajo de personajes. Igual estaremos atentos al siguiente trabajo de este prometedor cineasta.

Calificación 2.7 de 5

El Veredicto…’No Sigas Las Voces’ (Mimic)

Por: Sheyla Pacheco

No Sigas Las Voces, filme coreano dirigido por Jung Huh, cuenta la historia de una misteriosa criatura conocida como ‘Jangsan Tiger’, que vive en la montaña y puede imitar a la perfección los sonidos de animales y humanos de familiares o personas allegadas a uno, de esa forma es que atrae a sus víctimas.

Critico mucho al terror asiático porque siento que tienen un mismo patrón, lo cual lo hace ser muy predecible. La cultura americana hace lo mismo con sus películas del género del terror, así lo vemos en ‘Actividad Paranormal’ entre otras, que han agarrado la tendencia de mostrar las escenas grabadas con cámara en mano o “found footage”. Agrego también que ambas culturas han optado por sembrar el terror solo por utilizar efectos de sonidos o mostrar un elemento sorpresa que haga saltar del asiento al espectador.

Es lo que pasa con No Sigas Las Voces, aunque resaltaré que la primera parte de la película estuvo muy buena. Si bien generaba susto con los sonidos, la historia de los dos primeros personajes que muestra, captó mi atención y de los demás espectadores. Podría decir que logró trabajar bien el suspenso en las primeras escenas.

Resalto también, la innovación de poner como tema central a una criatura que copie la voz y sonidos de los seres más queridos por nosotros (personas y animales), pues no he visto otro filme que utilice esta clase de demonio, normalmente nos muestran a entes que solo quieren hacer daño a los protagonistas, así que Huh tiene puntos a favor en este aspecto. Sin embargo la idea de la criatura con ese “don” de copiar voces tenía que ser complementada con un buen guión. El director mostró a muchos personajes con sus historias que se perdían y quedaban “sueltas” mientras iba avanzando la cinta.

Si se iban a centrar en una familia que les ocurre estos sucesos tenebrosos, entonces debieron dejar de lado a los demás personajes y no confundir tanto al espectador o no dejarlos con el sin sabor de ¿Qué paso con ellos? Desde la mitad de la película hacia el final, le perdí sentido e interés tornándose una trama aburrida. La idea de esta criatura y de su origen se presentó casi al final, y a mi parecer, debieron hacerlo desde el principio y desencadenar situaciones que impacten.

Siempre digo, no es necesario poner efectos o seres paranormales de sorpresa para generar terror. Veamos a Hitchcock y sus películas, era un terror psicológico con un guión que cautivaba y generaba miedo. Recuerdo que cuando termino la proyección en la sala, una persona mayor comentaba a sus nietos, no hay nada como las películas de terror antiguas, no necesitaban tantos efectos y no eran aburridas.

La película pudo haber sido mejor, pero creo que el director trato de mezclar muchos casos que fueron enredando al espectador.

Calificación: 2.5 de 5

El Veredicto…’El No Nacido’

Por: Sheyla Pacheco

Hace algunas semanas vi por primera vez el tráiler de El No Nacido, filme dirigido por Brandon Christensen. La impresión que me dejo a los pocos segundos de iniciada la película fue buena, no lo negaré. Muchas veces he optado por ir a ver películas gracias a estos tráilers, que muchas veces  logran ser más interesantes que el largometraje completo y así me paso con esta cinta.

La historia nos muestra a Mary (Christie Burke/Crepúsculo), como una madre primeriza que trae al mundo gemelos, pero uno de ellos muere. Mientras cuida al hijo que sobrevivió, ella sospecha que un demonio ha elegido a su hijo y no parará hasta arrebatárselo y poseerlo. Pero su esposo (Jesse Moss/Destino Final) y su entorno, llegan a creer que se está volviendo loca. La sinopsis y el tráiler me llamaron mucho lo atención, al igual que toda la primera parte del filme, pues uno como espectador llega a creer que en verdad la protagonista está entrando en una psicosis o depresión post-parto  debido a la pérdida de uno de sus gemelos.

No entiendo hasta ahora el por qué las películas (la mayoría de ellas) han empezado a tener las características de la saga Actividad Paranormal o REC. Me pareció que Christensen no ha confiado mucho en su trabajo, ya que, optó por utilizar las “técnicas” de dichos filmes. Aquellas donde se  muestran todo suceso paranormal a los espectadores mediantes grabaciones caseras o utilizar el típico demonio que se contornea más lento que un zombie de Romero. Y no solo esas son las causas por las que pienso que el director no confió mucho en su trabajo, también fue la manera de presentar a sus personajes principales y mostrar en que película han participado antes. Creo que a cualquiera que guste o no del cine va a ver el filme para quedar atrapado por las historia. Si la historia es buena entonces quedara en la memoria de los espectadores, más no por los actores y sus trabajos anteriores. Aunque claro, un buen marketing ha sido promocionar de esa forma a los personajes principales, ya que si el argumento del tráiler no atraía las personas optaran por verla gracias a los que participan en esta cinta.

Siempre menciono lo mismo, no es necesario crear miedo con factores sorpresas o por medio de la música, como lo hizo Christensen que, aunque no hubiera una escena que nos hiciera saltar de los asientos por las características que acabo de mencionar, las personas gritaban y solo con una escena donde aparecía una cuna vacía. Para mí vale más aquellas películas de terror que te hacen sentir tanto miedo con solo la historia, no necesariamente por presentar entes deformados, siniestros, sin rostros para generarme tal sentimiento. Creo que los cineastas que están inmersos en el mundo del terror se deberían dar cuenta.

Hubiese preferido que el director siguiera con la trama de la primera parte que se estaba mostrando en el filme, de una madre un poco paranoica por haber perdido a su hijo. Si se hubiese reforzado más u obviado más las escenas tipo REC, lo hubiese logrado. Solo recordemos el filme de  Roman Polanski El Bebe de Rosemary, y es que al terminar de verla uno cae en duda si todo fue parte de la “locura” en que cae Rose o que en verdad ha tenido un hijo con el demonio. En realidad, quería llevarme la misma impresión con esta cinta, pero no sucedió así y me deja una gran decepción.

Calificación: 2.5 de 5